A solo horas de que las principales uniones obreras del país decretaran un voto de huelga, el gobernador Alejandro García Padilla indicó hoy que las exigencias de los líderes sindicales fueron atendidas y que el recién aprobado proyecto de ley de Sostenibilidad Fiscal y Operacional del Gobierno se enmendó para acoger las preocupaciones de los trabajadores unionados.

“Hemos reafirmado nuestro llamado al diálogo”, dijo García Padilla en una rueda de prensa tras la celebración del foro Invertir en Puerto Rico, un evento del diario español El País y que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones en San Juan.

Anticipando la línea de preguntas de los periodistas, García Padilla llevó consigo un audio con las expresiones del líder sindical de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Angel Jaramillo, cuando este salió de una reunión en La Fortaleza. En las expresiones, el líder sindical habla de que se enmiende el proyecto para que los beneficios marginales de los trabajadores negociados previamente se reinstalen una vez concluya la emergencia fiscal.

El proyecto cameral 1922 busca la congelación de los convenios colectivos y la reducción de contratos, entre otras medidas para lograr el cuadre del presupuesto.

Según García Padilla, las medidas que reducen los beneficios de los trabajadores resultarían en un ahorro de unos $250 millones.

Acto seguido, García Padilla leyó la enmienda al proyecto cameral 1922 que atendería el reclamo de restitución de beneficios por parte de los sindicatos y sostuvo que los beneficios se restituirían una vez se compruebe que la corporación pública no opera con déficit o dependa del Fondo General.

“Aquí no hay reproches contra nadie”, dijo el mandatario al reconocer que conoce a muchos de los líderes obreros y que “son gente de bien”.

Empero, cuando el periodista Rafael Lenín López citando expresiones de los líderes sindicales en torno a una lucha contra los ricos le preguntó acerca del impacto de un paro indefinido y de manifestaciones en Plaza Las Américas, García Padilla sostuvo que de lo que se trataba la medida era de suspender bonos para los que ahora no hay dinero para pagar.

“Una persona que se gana en una corporación pública $10,000 al mes y es secretaria. En esa ecuación de ricos y pobres, en qué lado la ubicas. O una persona que se gana $200,000 y tiene 3,000 horas de vacaciones acumuladas que hay que liquidarle, en qué lado la ubicas. O una persona que tiene un salario de $680,000 al año en esa ecuación, dónde está”, replicó el mandatario al reiterar que el país es de todos y que sacará al país de la crisis.