Los tres hombres cuyos cadáveres fueron encontrados entre las costas de Rincón y Aguada formaban parte de un grupo de 14 viajeros indocumentados que partieron el pasado viernes del pueblo de Samaná, en la República Dominicana.

Según información recopilada por las autoridades, en el grupo figuraba un cubano y el resto era oriundo de la República Dominicana. Todos llegaron a tierra firme, excepto cuatro personas.

Sin embargo, hasta esta tarde solo se habían hallado los cuerpos de tres de los cuatro viajeros que se asegura no llegaron a la costa.

El teniente Carlos Peña, jefe de Homicidios en Aguadilla, explicó que la información se obtuvo luego de entrevistar a Michel Hernández Alvarez, un cubano de 30 años, quien se entregó ayer, lunes, en el cuartel de Aguada.

Hernández Álvarez originalmente dijo a las autoridades que el grupo partió de Miches, en República Dominicana, pero hoy sostuvo que salieron el pasado viernes, de Samaná.

El cubano dijo ser salvavidas y explicó que llegó a República Dominicana el 27 de septiembre del año pasado.

“El reconoció que mintió. Tenía miedo”, dijo el teniente Peña.

Chocaron con una piedra

Según el relato de Hernández Álvarez, le pagó $2,500 a un hombre al que sólo identificó como el capitán del barco y se unió a 13 dominicanos que tenían la intención de llegar a Puerto Rico.

Explicó que acercándose a la costa, la nave chocó con una piedra y se atascó, por lo que todos se lanzaron al mar mientras la embarcación se viraba, golpeada por las olas.

Dijo que siete, incluyéndolo a él, llegaron nadando hasta el barrio Puntas de Rincón y contó que otros tres hombres fueron vistos en un monte. Esto significa, que todavía falta por recuperarse un cadáver, estimó Peña.

La Policía adelantó que uno de los cuerpos fue identificado mediante huellas dactilares como Juan Daniel Salas Tejera. Los otros dos cuerpos no han sido identificados.

Las autoridades federales continúan investigando los hechos.