El paño azul con dibujos de índole sexual ocupado en la oficina del gerente de seguridad del Municipio de Carolina Juan Ortiz Crespo, se lo entregó un directivo auxiliar porque había sido encontrado previamente en el área de los monitores de las cámaras de seguridad.

El teniente José Mata González director de Servicios Integrados de Seguridad Virtual, dijo que una supervisora a quien no identificó lo había encontrado "en el counter de los operadores donde están los monitores" de las cámaras de seguridad. 

"Fue entregado a mí por una supervisora que me explica lo que había encontrado.  Yo voy donde Ortiz Crespo...y él me dice 'déjame el paño ahí que yo investigo'", declaró el teniente en la continuación del juicio contra el gerente de seguridad,  quien enfrenta un cargo menos grave de acoso sexual laboral.

A preguntas del fiscal José Pérez Marrero, el teniente primero dijo que el incidente había sido dos o tres meses antes, pero luego se retractó y afirmó que no podía "precisar en realidad" cuándo le entregó el paño a Ortiz Crespo.

En sala nunca se discutió si el gerente de seguridad en algún momento averiguó quién hizo los dibujos o de quién era el paño.

La jueza Berthaida Seijo le preguntó al testigo "para estar clara" si la ocupación del paño fue en otra área,  a lo que el teniente insistió en que sí. 

Mata González indicó que en la sala de monitores, aledaña a la oficina de Ortiz Crespo donde el gerente supuestamente violó a una empleada, siempre había ruido de varios radios con los que se comunican con otros policías municipales y con los empleados de emergencias.

Mientras, la alegada víctima inició el relato de cómo fueron los hechos, reiterando que el 31 de octubre de 2013 Ortiz Crespo se comunicó con ella por mensaje de texto y entre otras cosas le dijo que podían resolver la querella administrativa que había en su contra "acostaditos en la cama".

Sin embargo, horas después de la supuesta violación la mujer le escribió a ortiz crespo si la iba a ayudar con la querella y éste le respondió que "iba a verificar, que no podía hacer nada por mí y que no me podía asegurar nada".

El testimonio de la mujer se reanuda a las 2:00 de la tarde.