En los primeros cuatro meses del 2015, la cifra de violaciones reportadas a la Policía registró un aumento de un 200% en comparación con el mismo periodo el año pasado y, según un estudio independiente, cada vez son más los casos en los que el agresor está en el núcleo familiar de la víctima. 

Según el informe del Centro de Análisis y Monitoreo de la Policía sobre la incidencia global de delitos Tipo I, en los primeros cuatro meses del 2015, se han reportado 24 violaciones sexuales. Para el mismo periodo en el 2014, esa cifra solo alcanzaba 8 casos. Mientras que 24 fueron los casos reportados en todo el 2013.

Las regiones policiacas con más alza en las violaciones son las de Carolina, con 7 casos, y Guayama, con 6. En el 2014, ninguna de estas regiones reportó estos delitos entre enero y finales de abril, según la estadística.

La teniente Yazmín Colón, coordinadora a nivel isla de las divisiones de delitos sexuales de la Policía, atribuyó el aumento a que los ciudadanos están cooperando más a la hora de denunciar esos delitos.

"Puede pasar que ya hemos estado orientando tanto, que la víctima no espera y lo informa de inmediato", indicó Colón.  "Hace tres o cuatro años, la víctima hacía silencio, ocurría el delito y no lo decía a nadie, ya en estos tiempos la víctima informa lo que está ocurriendo", agregó.

"No tenemos una sola persona cometiendo el delito, tenemos víctimas que en el momento que sufren el delito lo informan", afirmó.

Colón, también directora de delitos sexuales del área de San Juan, aseguró que la mayoría de las víctimas son menores entre los 11 y los 15 años, y sus agresores suelen ser conocidos, familiares o personas cercanas, que crea empatía con esa víctima.

Más padres biológicos

En entrevistas por separado, la ginecóloga forense Linda Laras, y la psicóloga Ilia Vázquez, coincidieron en que el aumento puede estar relacionado a que cada vez son más las víctimas que están dispuestas a denunciar el delito. No obstante, destacaron que tampoco se ha visto una merma en casos de violaciones.

"Yo no he visto merma…", sostuvo Laras, quien dirige la Clínica PASOS de las Mujeres adscrito al Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico (UPR).  "Yo tengo personas esperando por evaluación médico forense del mes de abril y (en) mayo ya tengo como 20 casos más esperando cita", agregó.

Según Laras, además de una cantidad mayor de querellas en la Policía, en las clínicas en las que se atiende a las víctimas de violaciones, se ha visto un aumento en los casos en que el agresor está en el núcleo familiar de la víctima.

Laras citó una análisis de 167 expedientes de casos atendidos entre 2011 y 2013 en el Centro de Ayuda a Víctimas de Violación (CAVV) que reveló que el 54% de los que causantes de violencia sexual -que incluye violaciones, actos lascivos y otros delitos- pertenece al núcleo familiar. De esos, 19% fueron padrastros y 26%, padres biológicos. En 2007, un análisis similar de casos atendidos por el centro había establecido que los casos en que el agresor era miembro del núcleo familiar representaban un 43%.

"La realidad es que, según los datos, donde menos seguros están los menores es en los hogares, desde esta perspectiva", lamentó Laras. 

LA ginecóloga forense -con 24 años atendiendo violaciones y otras modalidades de agresión sexual- enfatizó que se trata de un delito que no ha bajado en la sociedad y que no todas las víctimas acuden a la Policía.

Son muchas más

Por su parte, la doctora Vázquez, psicóloga social comunitaria quien labora para la Coordinadora Paz Para La Mujer, destacó que la realidad es peor si se toma en consideración que la cifra de violaciones que reporta la Policía es mucho menor a las que ocurren realmente. 

Indicó que un informe del Centro de Control de Enfermedades (CDC) reveló que en 2005 unas 45,000 personas alegaron haber sufrido alguna modalidad de agresión sexual en los anteriores 12 meses en Puerto Rico.

En 2010, otra edición de ese estudio estableció que la cifra de personas que alegaron sufrir alguna agresión sexual ascendió a 79,580 personas, señaló Vázquez.

"Yo no estoy diciendo que esas 79,000 son violaciones, pero tiene que haber más que esas 24", dijo Vázquez. "El problema es más grave que eso", destacó.

"Falta mucho todavía, todavía hay mucho tabú. Hay mucho culpar a las víctimas porque 'estaba allí a esa hora', 'porque se pone la ropa de esa manera', 'porque no gritaste', se le echa mucha culpa a la víctima, contrario a otros delitos como que te robaran el carro, ahí no se cuestiona por qué te estacionaste allí. Existe mucha re victimización", aseguró Laras. 

"El tema de las agresiones sexuales sigue siendo tabú porque está vinculado a la sexualidad, la gente no habla de eso", dijo Vázquez. "En el caso de las menores es más grave porque no tienen los herramientas, temen la repercusión, ocurren bajo intimidación, amenazas 'si hablas voy a hacer esto a otros de tu familia', voy a matar a tu mamá, a tu abuela'. A veces toleran las agresiones sexuales para que no le hagan daño a la familia", afirmó.

Para denunciar una violación ante la Policía puede llamar al 787-343-2020 o el 787-793-1234, extensiones 3165 y 3166.