Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Cae más de una pulgada de lluvia en Carraízo

Por Frances Rosario / [email protected] 08/25/2015 |11:28 a.m.
La proyección coloca a Erika afectando la isla entre jueves y viernes. (imagen de satélite)  
La tormenta Erika pasaría por la isla en dos días.

Mientras Erika continuaba su paso hacia las Antillas como tormenta tropical, las lluvias provocadas por los remanentes de lo que fue el huracán Danny impactaron la mitad este de Puerto Rico, siendo los embalses de Carraízo y Río Blanco los más beneficiados. 

El Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) reportó a las 5:00 p.m. que en un periodo de 12 horas cayó más de una pulgada de lluvia en varios afluentes del embalse de Carraízo, el cual tiene el nivel más crítico por la sequía extrema que afecta a su cuenca. 

Esta mañana el nivel del embalse estaba en 33.74 metros. Saldría de operaciones al alcanzar los 30 metros. Ante la crítica condición, los abonados de Carraízo solo tienen servicio de agua potable dos veces en la semana. 

Donde más ha llovido en la cuenca de Carraízo ha sido en el Río Canóvanas, en Carolina, que registra 1.37 pulgadas de lluvia, de acuerdo a la USGS. También reportan sobre una pulgada de lluvia o cerca de alcanzarla afluentes de Aguas Buenas, Las Piedras y San Lorenzo.

El embalse de La Plata, el otro que está en peor estado por la sequía extrema que afecta a su cuenca, solo había registrado 22 centésimas de pulgadas de lluvia para este periodo, establece el informe de la USGS. Sus abonados están en un plan de racionamiento de dos días sin servicio y un día con agua potable.

Sobre los totales de lluvia acumuladas durante este martes, el meteorólogo Carlos Anselmi, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), indicó que, hasta las 5:00 p.m., en la cuenca de Carraízo había caído entre 1 y 1.2 pulgadas de lluvia. Mientras en La Plata habían caído entre un cuarto y media pulgada de lluvia.

Estos aguaceros, principalmente para la mitad este de Puerto Rico, son esperados, ya que las condiciones de sequía que se viven han provocado que alrededor de 400,000 abonados de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) estén bajo planes de racionamiento ante la drástica baja de los niveles de los principales embalses.

La portavoz de prensa de la AAA, Norma Muñoz, comentó que la corporación no dará un informe sobre los nuevos niveles alcanzados durante el día de los embalses. La información sería ofrecida a las 5:00 a.m. de mañana, miércoles. 

No obstante, destacó que la toma de agua del Río Blanco, en Naguabo, se desbordó en horas de la tarde, lo que generará al final del día un aumento en el nivel del embalse. A las 5:00 a.m. este cuerpo de agua se encontraba en 22.77 metros. Solo le falta 27 centímetros para ubicarse en el último nivel de uso, el de control. Saldría de operaciones al alcanzar los 18 metros, mientras su nivel óptimo es 28.75 metros. 

El USGS establece que el Río Blanco ha acumulado 2.01 pulgadas de lluvia en las pasadas 12 horas. Esto lo convierte en el embalse donde más ha llovido con el paso de este remanente de Danny.

En cuanto al pronóstico del tiempo, Anselmi indicó que esta noche se espera que la humedad asociada a Danny disminuya un poco, lo que provocará una merma en la actividad de aguaceros.

“Pero en el transcurso de la madrugada y la mañana del miércoles, se espera lluvia en el este del país y sobre el mar”, dijo el experto.

Erika sigue su paso hacia las Antillas

Se espera que la tormenta tropical pase por la Isla entre el jueves en la noche y el viernes en la mañana. Su punto más cercano a Puerto Rico será al noreste de Vieques, Culebra y Fajardo a 18 millas, así como a 24 millas al noreste de San Juan, de validarse la trayectoria actual.

Anselmi explicó que se estima que Erika deje entre dos a cuatro pulgadas de lluvia a su paso por el área.

A las 5:00 p.m., el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) ubicaba al sistema ciclónico a 605 millas al este de Antigua. Específicamente, estaba en la latitud 15.6 grados norte y en la longitud 52.8 grados oeste. Se movía al oeste a 20 millas por hora. 

Los vientos sostenidos de Erika son de 40 millas por hora y la presión central es de 1,004 milibares.

Una vigilancia de tormenta tropical está activa para las islas de Monserrate, Antigua, Barbuda, San Kitts y Nevis, Anguila, Saba, San Eustaquio, San Martín, Guadalupe, así como San Bartolomé.

“Una vigilancia de tormenta tropical significa que condiciones de este sistema son posibles, generalmente, dentro de un periodo de 48 horas”, explica el NHC.

De hecho, se espera que Erika esté cerca de la parte norte de las Islas de Sotavento mañana, miércoles, en la noche.

El próximo informe parcial será a las 8:00 p.m. y el completo a las 11:00 p.m.

Por otro lado, el meteorólogo Anselmi señaló que la advertencia para operadores de pequeñas embarcaciones fue descontinuada debido a que el oleaje y el viento continuarán disminuyendo paulatinamente. No obstante, a los bañistas se les recomienda precaución, porque el riesgo de corrientes submarinas en las playas del este y sur está alto. Mientras, para aguas del océano Atlántico el riesgo está moderado.

Navega la portada