WASHINGTON.-El liderato de la Cámara de Representantes de Estados Unidos se propone llevar a votación mañana la resolución que contiene fondos de emergencia para mitigar desastres recientes que ahora superan los $36,000 millones y presta particular atención a la falta de liquidez del gobierno de Puerto Rico.

Las asignaciones para FEMA fueron elevadas a $18,670 millones, $13,760 millones para llenar las arcas de su fondo para atender desastres – que incluye las ayudas a las familias en Puerto Rico, Texas, Florida y las Islas Vírgenes impactadas por huracanes recientes-, y $4,900 millones en préstamos que tienen, principalmente, la intención de aliviar la falta de liquidez del gobierno puertorriqueño, que teme quedarse sin efectivo este mes.

También se han añadido $1,270 millones en asistencia alimentaria para Puerto Rico.

“La base contributiva (de Puerto Rico) ha sido decimada”, dijo hoy el speaker Paul Ryan, al terminar una reunión de la conferencia legislativa republicana en la que, por segunda ocasión en dos semanas, la comisionada residente Jenniffer González dio un informe sobre la grave situación de la Isla. 

Ryan sostuvo que en el caso de Puerto Rico  “como hicimos en Katrina, en Nueva Orleans, cuando un gobierno local ve su base contributiva borrarse, se utiliza un programa de préstamos para ayudar a reemplazar” esos ingresos.

Al ser preguntado sobre las expresiones recientes del presidente Donald Trump de que la deuda pública de Puerto Rico debería ser borrada, Ryan afirmó que la ley PROMESA ya reglamenta el proceso de reestructuración de la deuda.

“No hay necesidad de rehacer esa legislación, porque esa legislación y esa (junta fiscal) ya están en haciendo su trabajo”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

La portavoz de la minoría demócrata, Nancy Pelosi, elogió que se aumente en $1,000 millones los fondos para atender desastres de FEMA – sobre todo ante los recientes incendios forestales-, y se expresó complacidad de que se incluya “una fuerte financiación” para el programa de préstamos “que proporcionará la muy necesaria liquidez a los gobiernos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes para que puedan seguir sirviendo efectivamente a sus comunidades”.

“Estos fondos de emergencia para las comunidades devastadas de Puerto Rico no deben ser desviados para los pagos a los tenedores de bonos”, indicó Pelosi.

La Casa Blanca ha indicado que los $4,900 millones en préstamos de FEMA están propuestos para atender principalmente la crisis de Puerto Rico. El lenguaje legislativo permitiría que otros gobiernos locales afectados por los huracanes Harvey, Irma y María puedan solicitar los fondos. Pero, tendrían que convencer al Tesoro federal de que se enfrentan a una proyección de “pérdida de ingresos fiscales y otros desembolsos no presupuestados” durante un período de seis meses, como consecuencia de los huracanes recientes.

 “Esta (resolución) a permitir tener el dinero, por medio de un programa de préstamo,  que se necesita para continuar los esfuerzos hacia la recuperación”, dijo la comisionada González, quien estuvo en la conferencia prensa del liderato republicano de la Cámara baja federal en que se anunció oficialmente la resolución suplementaria que se quiere aprobar mañana, jueves, un día antes del viaje del speaker Ryan a Puerto Rico.

González – a quien ovacionaron en su caucus republicano-, sostuvo que le corresponderá al Tesoro federal fijar los intereses de esos préstamos, que aunque están abiertos a otras jurisdicciones se proponen pensando “en Puerto Rico y las Islas Vírgenes”. Hoy, la tasa de interés para ese tipo de préstamos pudiera rondar los 2.91%, dijo la comisionada González. 

Pero, esos programas de préstamos de FEMA a gobiernos locales tienen un porcentaje de condonación de la deuda que ronda el 94%, según un análisis de 2012 del Servicio de Investigaciones del Congreso (CRS).

Una de las enmiendas que hace la resolución es permitir que los préstamos a los gobiernos locales, incluido el gobierno estatal de Puerto Rico, puedan superar el límite por ley que impone FEMA, que es de $5 millones. “Es lo mismo que se hizo con Katrina”, explicó la comisionada.

“La cantidad de $4,900 millones es adicional a los miles de millones que esperamos recibir por otras ayudas que hemos solicitado como fondos para alivio inmediato en varios programas federales que pudiera allegar una cantidad similar y una partida considerablemente mayor para reconstruir a Puerto Rico a mediano y largo plazo”, indicó, por su parte, en San Juan el gobernador Ricardo Rosselló.

Bajo el plan del Ejecutivo, el 97% de los $4,900 millones – o cerca de $4,750 millones-, pudieran estar disponibles para los gobiernos de Puerto Rico, incluido el gobierno central, sostuvo Carlos Mercader, director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA).

El gobernador Rosselló ha advertido que la catástrofe causada por el huracán María, que ha agravado la crisis de la economía puertorriqueña, puede dejar al gobierno sin efectivo tan pronto como este mes.

El préstamo de $4,900 millones permitiría al gobierno tener liquidez hasta por lo menos finales de año, según la comisionada González. 

Los fondos pueden beneficiar al gobierno central, los municipios y corporaciones públicas, como la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), cuya red fue derrumbada por el huracán María.

“Esta no es la última asignación, vendrán otras, pero esta se convierte en la primera de la que nos beneficiaremos directamente, al permitirnos hacer un préstamo de hasta ($4,900 millones) para poder tener liquidez”, indicó la comisionada González, en una declaración escrita.

González atribuyó la resolución a las visitas recientes a Puerto Rico del presidente Trump, el vicepresidente Michael Pence y al liderato del speaker Ryan, quien irá el viernes a San Juan junto a  la presidenta de la Conferencia Republicana, Cathy McMorris Rodgers, el presidente del Comité de Asignaciones, Rodney Frelinghuysen, la portavoz demócrata en el Comité de Asignaciones, Nita Lowey, y la comisionada González.

De acuerdo a la resolución de asignaciones, los fondos del programa de préstamos de FEMA serían distribuidos por el Departamento del Tesoro en consulta con el Departamento de Seguridad Interna.

Los $1,270 millones en fondos alimentarios saldrán del programa para atender desastres del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP).

Aunque Puerto Rico no es parte del SNAP, pues recibe los fondos de asistencia alimentaria bajo el programa conocido como PAN, tendría acceso al dinero de esa asignación especial, dijo González.

La resolución incluirá además lenguaje que impulsa mantener el nivel de apoyo del Pentágono en Puerto Rico mientras sea necesario, indicó la comisionada.

La resolución ya incluía $16,000 millones para pagar la deuda del seguro federal contra inundaciones.

La medida incluirá también unos $576.5 millones para mitigar los daños causados por los incendios forestales en California. 

El Senado está en receso legislativo hasta el lunes, por lo que consideraría la semana próxima la resolución que asigna los $36,000 millones.

Los planes del liderato del Congreso son proponer a finales de año – cuando pueden estar enfrascados en un debate sobre un ómnibus presupuestario y el tope de la deuda pública federal-, otra asignación de fondos de emergencia para lidiar con las reclamaciones sobre los daños causados por los huracanes Harvey, Irma y María, además de los incendios forestales en el oeste de Estados Unidos.