El director de la Zona de Arecibo del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), Juan Santos, indicó que están vigilantes al desbordamiento en el Lago Dos Bocas, porque pudiera llegar a inundar áreas del centro urbano de Arecibo.

Santos señaló que, al momento, no es necesario realizar desalojos de residentes, pero que estarían preparados para efectuarlos de ser necesarios junto con la Oficina de Manejo de Emergencias (Omme) del Municipio de Arecibo.

Las aguas que desborda el lago Dos Bocas descargan al río Grande de Arecibo que desemboca en el área urbana de la Villa del Capitán Correa. Si el desbordamiento es severo puede inundar La Puntilla, la comunidad Rodríguez Olmo, la urbanización Martel y varias calles del centro urbano.

El director de represas y embalses de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Bermúdez, dijo que Dos Bocas está desbordando y que su diseño no tiene compuertas que permita controlar la cantidad de agua acumulada.

“Todo lo que venga en exceso se va a ir por el aliviadero”, señaló el funcionario de la AEE.

Dos Bocas es una represa de gravedad con un aliviadero para manejar el sobre flujo, es decir, para descargar lo que sobrepase el tope de ese aliviadero.

“Todas las cuencas están activas y eso significa que toda el agua que está cayendo a las cuencas está llegando a los embalses. Ahora mismo todos están cargando aguas, muchos cerca del desborde y otros desbordando”, dijo Bermúdez.

Dos Bocas es parte de la cuenca del norte que está compuesta por cuatro represas y es un sistema interconectado que recibe mucha agua, explicó el director de represas y embalses. Dos Bocas es la última represa de ese sistema.

Según los datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), la represa sobrepasó por dos pies su capacidad de almacenaje. La agencia federal, mediante un acuerdo colaborativo con la AEE, tiene instrumentos de medición en los embalses que permite ver gráficas en tiempo real.