El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, aseguró este jueves que la mayoría de los clientes cuyo servicio se ha visto interrumpido durante el paso de la tormenta tropical Isaías tendrán la electricidad restablecido “entre hoy y mañana”.

“La mayoría de los problemas son de fácil resolución. El principal problema son ramas en el tendido eléctrico o árboles que han caído en el tendido eléctrico”, afirmó Ortiz, cuando fue cuestionado durante una conferencia de prensa en la sede del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres sobre las causas de las averías e interrupciones reportadas desde ayer, miércoles.

“Tenemos bastantes brigadas en la calle empezando desde el mediodía, tanto públicas como privadas. Entre hoy y mañana un número bien significativo (de clientes) debe tener el servicio de vuelta”, aseguró.

Después de estas expresiones, la gobernadora Wanda Vázquez visitó la zona sureste. En una parada en Naguabo, exigió la restauración de luz y agua en la isla lo más pronto posible una vez se estabilice el clima.

En cuanto a la AEE, el director ejecutivo sostuvo que la zona más afectadas por las interrupciones del servicio va desde Humacao hasta Comerío. Dijo, además, que las reparaciones que podrían tardar “un poquito más” son los casos en los que las ráfagas y la vegetación han llevado el tendido eléctrico al piso.

Ortiz defendió que “en pleno vientos de tormenta en toda la madrugada tuvimos cerca del 80% de la gente con servicio, aun con estas condiciones”.

El número de clientes sin servicio de la AEE se acercó al mediodía de hoy a 500,000, principalmente, debido a “múltiples averías” en las principales líneas de transmisión, afirmó una fuente de este medio.

Más temprano, el director de gerencia de proyectos y restauración de la corporación pública, Fernando Padilla, comunicó a este medio que alrededor de 448,000 clientes no tenían servicio porque, además de las averías específicas en las comunidades, varias de las líneas que transmiten la energía del sur al norte del país no estaban funcionando por daños causados por el paso de la tormenta tropical Isaías, lo que impide que la electricidad pueda ser distribuida a todas las regiones.

Pero, Ortiz insistió en que las averías en líneas podrán atenderse con rapidez. Argumentó que lo principal era proteger las torres de transmisión, en donde aseguró habían puesto mayor énfasis en términos de la limpieza de material vegetativo, que en medio de un fenómeno atmosférico puede afectar los equipos si no se ha hecho el mantenimiento de poda preventiva.

“La prioridad era el sistema de transmisión, porque si se cae una torre de transmisión estamos hablando de semanas de la gente sin energía y esa fue la experiencia durante María, por lo tanto, enfocamos este servicio en las torres de transmisión que realmente están en muy buenas condiciones, ninguna sufrió daños porque estaban bastante limpias en ese sentido”, argumentó.