La compañía estadounidense Whitefish, que consiguió un contrato de 300 millones de dólares para reparar la infraestructura eléctrica de Puerto Rico que levanta sospechas, informó hoy a través de un comunicado de que cooperará en la investigación del acuerdo firmado con la energética estatal.

Las sospechas sobre el contrato, denunciadas en la prensa estadounidense, se basan en que Whitefish es una compañía que cuenta con solo dos empleados fijos y que en su trayectoria solo ha conseguido un acuerdo para un proyecto de 1.2 millones de dólares.

"Estamos muy orgullosos del trabajo que estamos haciendo para restaurar la electricidad en Puerto Rico en circunstancias muy difíciles y pedimos respetuosamente que se espera a conocer los hechos antes de llegar a conclusiones. Tenemos el objetivo simple de restaurar la energía en Puerto Rico de la manera más rápida y eficiente posible", subraya el comunicado de la compañía.

El comunicado recuerda que Whitefish trabaja en Puerto Rico desde el 2 de octubre para reconstruir y reparar las líneas de transmisión y distribución.

"Desde el 2 de octubre, más de 325 hombres y mujeres han trabajado incansablemente en las montañas, algunas veces en condiciones peligrosas, para ayudar a restaurar la electricidad. Más trabajadores están listos para ayudar tan pronto como se pueda descargar el equipo", subraya el comunicado

Expresa que la decisión de trabajar juntos solo días después de que el huracán azotara la Isla ha permitido que los equipos de la AEE y Whitefish se movilizasen rápidamente para lograr impactos positivos.

"Juntos hemos trabajado incansablemente para reparar algunas de las áreas más difíciles de alcanzar de la isla, lo que ha sido muy apreciado por muchos residentes. Este progreso simplemente no habría sido posible sin comenzar a trabajar de inmediato", destaca el comunicado.

Insiste en que la compañía buscará que todo sea aclarado y que no hay miedo a colaborar con quién demande información del ya famoso contrato.