Si usted pensaba que la ex estrella de la NBA Michael Jordan hizo una mala inversión al comprar los Hornets de Charlotte en marzo de 2010, tome una pausa para parar en seco esa percepción.

El aumento en el valor de las franquicias de NBA fue una de las razones por la que el ex jugador de los Bulls de Chicago incrementó su fortuna a los 1,000 millones de dólares, y logró entrar a la lista de los hombres más ricos del mundo que da a conocer cada año la revista Forbes. 

Todos los equipos de la NBA vieron su valor aumentar luego de la venta de los Clippers de Los Ángeles por $2,000 millones el año pasado. 

Para Jordan, la ecuación fue de la siguiente manera: compró el 80 por ciento  de las acciones de los Hornets por un valor de $275 millones en 2010,  y esas acciones ascendieron –según el contrato–  a un 89 porciento y registraron un valor de $410 millones el año pasado. Recientemente, esas mismas acciones ascendieron su valor a $725 millones, lo que propulsó a Jordan al status de billonario.

Según reportó Forbes, Jordan también recibió más de $100 millones por su imagen en la línea de productos deportivos Nike Air Jordan. 

De esta forma, Jordan se convierte en un caso a estudiar, pues son pocos los atletas que ven un aumento tan marcado en sus finanzas luego del retiro.