No todos son ganancias para el ex astro de la NBA y dueño de los Hornets de Charlotte, Michael Jordan. Su equipo se quedó fuera de la postemporada.  

Los Hornets vieron desvanecer sus últimas esperanzas de clasificación el pasado viernes cuando cayeron, 104-80, ante los Hawks de Atlanta.

Las lesiones hicieron mella en sus principales figuras, Kemba Walker y Al Jefferson. 

Walker estuvo poco más de mes y medio en la lista de lesionados por problemas en el menisco lateral de su rodilla izquierda y lidió con quistes en su rodilla derecha. En tanto, Jefferson se ha perdido sus últimos seis partidos por problemas en la rodilla derecha. 

Por otro lado, la contratación de Lance Stephenson, por tres temporadas y $27 millones el verano pasado, aún no rinde dividendos. 

En su primera temporada con Charlotte, el escolta promedió 8.2 puntos, 4.5 rebotes y 3.9 asistencias por juego, lo que podría considerarse uno de los peores años  en su carrera. 

Claramente, el desempeño de los Hornets ha sufrido un descenso esta temporada. Su ofensiva  se ubica en la posición número 28 entre los 30 equipos que componen la NBA luego de producir 94.2 puntos por juego. En 2013-2014, el quinteto de Charlotte, que en ese entonces se llamaba Bobcats, colocaron su ofensiva en la posición número 23 al promediar 96.9 puntos por  juego.

Por otro lado, su  defensiva cayó del quinto al octavo lugar para hacer un coctel fatal que les tronchó la posibilidad de alcanzar los ‘playoffs’.

El año pasado, el Charlotte sí se clasificó a la postemporada, pero fue barrido en la primera ronda por el Heat de Miami