Ser el presidente de Estados Unidos tiene sus ventajas. Desde ser el hombre más poderoso del mundo, hasta viajar a cualquier país abordo del Air Force One, Barack Obama puede tener acceso a prácticamente cualquier cosa que desee.

Cuando Obama visitó las oficinas centrales de Nike, localizadas en Beaverton, Oregon, para presentar una de sus propuestas comerciales que significarían una baja en las tarifas de las zapatillas deportivas los ejecutivos de la empresa quisieron presentarle un regalo especial. 

Nike fabricó y le obsequió unos Jordan 11Lab’s4 dentro de una caja con el emblema presidencial. Según se ha reportado, en lugar del tradicional logo Jumpman está el sello oficial del presidente de Estados Unidos.

Durante su tiempo libre, Obama disfruta jugar baloncesto en la cancha ubicada dentro del patio de la Casa Blanca. Ojalá y no se le ocurra usarlos para un tres para tres.