Con mucho sabor y ritmo continuó ayer, jueves, el World Salsa Open 2015, en el que los boricuas dominaron los primeros lugares de las categorías juveniles solistas y 12 parejas pasaron a la ronda semifinal de las competencias en pareja.

Puerto Rico copó las primeras tres posiciones en la categoría junior solista femenino, donde ocho bailarinas, tres de ellas extranjeras, se disputaron la copa del concurso, que mide las destrezas de las jóvenes en el baile de la salsa. La ganadora fue Gabriela Morales, seguida por Kiara Rodríguez y Adriana Torres, quienes lograron el segundo y tercer lugar, respectivamente.

Los países que tuvieron representación en esta categoría lo fueron Italia, Colombia y Uruguay.

Mientras, en la competencia junior solista masculino, el puertorriqueño Obrian Hernández revalidó como ganador. El segundo lugar recayó en el colombiano Kevin Leonardo Gallego, campeón del Mundial de Salsa de Cali, y el tercero, en el boricua Eddie Cruz. 

Hoy también calentaron la pista de baile 16 parejas de 11 países, de las que 12 pasaron a la semifinal del World Salsa Open, que se celebra desde el pasado martes en el Hotel Sheraton del Centro de Convenciones, en San Juan, como parte de la oferta del décimo noveno Congreso Mundial de Salsa.

Las parejas clasificadas fueron: Antonella Bruno y Luis Albarenga, de Uruguay; Gabriela Escobar y Alejandro Acosta, de Argentina; Miriam Santana y Patrick Herrera, de las Islas Canarias; Majo Borrayo y Álex Aquino, de Guatemala; Robinson Silva y Larissa Oliveira, de Brasil; Inés Gameiro y Pedro Sousa, de Portugal; Isabel Freiberger y Fausto Félix, de Nueva York; Adrianita Ávila y Jeferson Benjumea, de Colombia; Serena Maso y Simone Sanfilippo, de Italia; Laura Moreno y Diego Echenique, de España; Leticia Beltrán y Gabriel Salgado, de Argentina; y Patricia Pérez y Matías Sosa, de Uruguay.

Sin embargo, quienes realmente brillaron en la pista lo fueron seis bailarines de salsa de la Fundación Síndrome Down, quienes recibieron la ovación más estruendosa por su participación en las exhibiciones juveniles e infantiles. Estos jóvenes se quedaron con el Miramar Ballroom al dar cátedra de coquetería y soltura sobre el escenario al bailar en parejas y separados. Al final de la presentación, los pacientes con la citada condición se abrazaron y levantaron los brazos, como en señal de triunfo mientras eran aplaudidos por toda una audiencia que se puso de pie.

Esta es la primera vez que en los 19 años del Congreso que se da participación a la población con síndrome de Down.

“Desde los inicios del congreso he hecho un esfuerzo por visitar varias organizaciones con el propósito especial de integrarlos al proyecto, y hoy por fin veo el fruto de esa espera. Me acerqué a la fundación, y ellos inmediatamente dijeron que sí, no solo por la oportunidad y la experiencia, sino también porque ya tenían el valor del baile a través de un programa en el que reciben clases de folclor y plena”, expresó Elí Irizarry, fundador del evento, previo a la actuación de los pacientes con síndrome de Down.

La jornada cerró con la presentación en tarima de las orquestas Don Perignon y La Mulenze.

La final en las categorías de parejas adultas y junior se celebrará el sábado. Esa noche, cierra el evento con un bailable, a cargo de la Sonora Ponceña, Luisito Carrión y Johnny Rivera.

Regresa a la portada de Primerahora.com