¿Se acuerdan del chikungunya? En Puerto Rico parece haber pasado la peor parte y cada vez es menos frecuente encontrarse con gente que se queja de las secuelas de la picada incordia de un mosquito infectado, pero se prevé que el virus pronto se extienda a Estados Unidos.

Scott Weaver, experto en enfermedades trasmitidas por mosquitos y quien lleva más de 15 años estudiando el chikungunya, advirtió que el virus aún es un peligro para la salud. “ El chikungunya sigue siendo una gran amenaza para la salud pública en todo el mundo”, dijo Weaver. “Hasta que no haya un tratamiento o vacuna , el control de la fiebre del chikungunya dependerá de la reducción de mosquitos y de limitar el contacto entre los humanos y los dos mosquitos portadores del virus, el Aedes aegypti y el Aedes albopictus ", explicó el científico según reseñado en el portal noticioso EurekAlert!

En estos momentos la investigación se centra en entender mejor cómo es que el virus entra y se multiplica entre la persona y el mosquito. Los investigadores también estudian por qué, después de la fiebre inicial del chikungunya, a largo plazo algunas personas desarrollan dolores crónicos en las articulaciones y otras no.

Desde que se identificó el chikungunya por primera vez en 1952 en Tanzania, la presencia del virus ha sido confirmada en otros países de África, el Pacífico Sur y Europa. En diciembre de 2013 se reportó el primer caso en el Caribe y ya va por 44 países o territorios en el continente americano con más de 1.3 millones de casos sospechosos notificados  a la Organización Panamericana de la Salud de las zonas afectadas.

Por si ya se le olvidó, los síntomas aparecen aproximadamente tres días después de haber sido picado por un mosquito infectado. Los síntomas más frecuentes son fiebre y dolor en las articulaciones y puede incluir malestar muscular, debilidad y sarpullido. Morir de chikungunya es raro, pero puede ocurrir. Las personas con mayor riesgo de enfermedad grave son los niños, los adultos mayores, los pacientes con condiciones médicas como la diabetes o enfermedades del corazón.

Además de medicamentos para el dolor y la fiebre, no hay nada específico para el chikungunya y no existe una vacuna.