El licenciado Hiram Torres Montalvo, quien a principios de año encabezó un pleito judicial contra el desaparecido sistema de fotomultas, llegó este jueves hasta el Capitolio para presentar una querella ética en contra del senador popular José Luis Dalmau por un supuesto conflicto de interés relacionado con la videolotería. 

El abogado llegó temprano en la tarde hasta la oficina del senador Miguel Pereira, presidente de la Comisión de Ética del Senado, para presentar su denuncia en contra de Dalmau, vicepresidente de ese cuerpo legislativo, aduciendo que ha cabildeado en contra de un proyecto que, según el letrado, le daría paso a la videolotería.

Torres Montalvo dijo haber recibido información respecto a que el padre de Dalmau posee un negocio de tragamonedas, y pidió a la Comisión de Ética que investigue ese señalamiento, y si el legislador ha intervenido de alguna manera para impedir que se apruebe la legislación sobre la videolotería.

“Aquí lo que se está pidiendo es que haya transparencia en el proceso, que si él tiene algún conflicto de interés motivado porque algún miembro de su familia, en este caso su padre, tenga máquinas tragamonedas, esa es una industria que no existe regulación al respecto de parte del estado, estamos pidiendo que él haga público si, en efecto, tiene ese conflicto de interés y haya transparencia en ese proceso”, aseveró el querellante a su llegada a la oficina de Pereira.

Torres Montalvo, quien dejó copia de la denuncia en manos de empleados de la oficina legislativa, no pudo precisar cuál es el proyecto de ley de la controversia, pero dijo que está ante la consideración del senador José Nadal Power, presidente de la Comisión senatorial de Hacienda. 

Dalmau, por su parte, rechazó los señalamientos en su contra, y negó que su progenitor opere o posea máquinas tragamonedas.

“Mi padre está enfermo y parcialmente ciego, y no tiene negocio, eso es falso”, argumentó en entrevista con este medio.

El vicepresidente del Senado reconoció que, junto a otros ocho senadores de mayoría, presentó la Resolución del Senado 1172 para desaprobar las enmiendas que el Departamento de Hacienda incluyó a principios de mes al Reglamento Operacional de la Lotería Adicional y al Reglamento de Vendedores de Jugadas de la Lotería Adicional, también conocida como la Lotería Electrónica. 

Esos cambios, según dijo, permitirían entre otras cosas, incluir los juegos de vídeo lotería como parte de los ofrecimientos de la Lotería Electrónica. Las enmiendas al reglamento cobrarían efecto a menos que la Asamblea Legislativa se oponga a la normativa propuesta.

“¿Por qué me atacan a mí? ¿Porque levanté la voz para impedir que Hacienda, mediante reglamento, le otorgue a una compañía sin competencia el control de las máquinas de juego de Puerto Rico? Levanté la voz para denunciar que Hacienda había hecho un reglamento para que se permita el juego de vídeo lotería sin subasta… ¿A qué compañía se le quiere dar eso sin competencia? ¿A quién se quiere favorecer?”, cuestionó el legislador, quien dijo no haber recibido aún copia de la querella en su contra.

Dalmau argumentó que los pequeños y medianos negocios, así como la industria turística se oponen a la vídeo lotería, y dejó entrever que Torres Montalvo está motivado por intereses políticos al destacar que fue candidato primarista por un escaño legislativo por el Partido Nuevo Progresista.

Ante el Senado, también está pendiente de consideración un proyecto de ley del Ejecutivo que inyectaría al Fondo General $125 millones de diversas entidades públicas. Esa pieza fue emendada en la Cámara de Representantes para prohibir expresamente a cualquier entidad gubernamental a autorizar la implantación de la vídeo lotería. 

Sin embargo, al recomendar la aprobación de la medida, la Comisión senatorial de Hacienda eliminó del texto esa disposición. Nadal Power dejó entrever hace unos días que haría ese cambio en el lenguaje por entender que el tema del sistema de juegos electrónicos no guardaba ninguna relación con el objetivo original de la legislación.