Puerto Rico - Los legisladores están debatiendo un proyecto de ley que busca multar con un máximo de $800 a los padres de niños obesos que no pierdan peso.

El senador Gilberto Rodríguez dice que el proyecto de ley tiene por fin mejorar el bienestar de los menores y ayudar a los padres a tomar decisiones más saludables.

Está programado que las audiencias públicas sobre el proyecto comiencen este viernes.

Si se aprueba, los maestros de escuelas públicas tendrán que identificar casos potenciales de obesidad. Funcionarios del Departamento de Salud se reunirían con los padres para determinar si la obesidad es resultado de malos hábitos alimentarios o si es algún problema médico. También se crearía un programa de dieta y ejercicios, y los padres serían multados si la situación no mejora.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) definen la obesidad infantil como un índice de masa corporal equivalente a o superior al 95% de los niños de la misma edad y género.