La fama le llegó de un día para otro a Kelly Clarkson -cuando hace 13 años se convirtió en la primera ganadora de “American Idol” (FOX)- y con ella también llegaron los fanáticos y los “haters”. Estos últimos suelen causarle muchos dolores de cabeza a  algunos artistas pero no a esta cantante, quien aseguró que ha sabido lidiar con las críticas sobre sus cambios de peso.

La artista estuvo como invitada hoy en el show de Ellen DeGeneres, donde habló sobre cómo descarta de su vida los comentarios negativos, pues se siente feliz de ser como es. Mucho más ahora que se ha convertido en madre, lo que le resta importancia a los comentarios sobre sus libras de más. También comentó que si está más gorda o más flaca, mucho tiene que ver con su estado de ánimo.

“A veces me meto de lleno al kickboxing… y otras veces digo: ‘mejor me tomo una copa de vino’”, confesó entre risas. Así que la creativa Ellen DeGeneres le obsequió un bulto de bebé con un aditamento especial para servir vino a la mamá.

Además de visitar el show de Ellen, Clarkson estuvo como invitada esta semana en “American Idol”, donde colaboró como mentora de los participantes que sueñan con seguirle los pasos para también convertirse en estrellas.