Suena un tanto difícil de asimilar porque lo lógico es pensar que, si a uno le duelen los pies, el problema “tiene” que radicar en los pies, ¿no? Sin embargo, Carolyn Peters, una experta entrenadora de atletas asegura que no necesariamente es así. El problema podría ser que tienes los músculos de las pantorrillas muy tensos.

Según Peters explica, aplicando presión a determinados puntos de las pantorrillas, podrías conseguir alivio para tus pies. Pero, para ello, el primer paso será el aplicar presión a todo lo largo de la parte trasera de la pierna –desde la corva de la rodilla hasta el talón– para ver si localizas algún punto que sientas sensible (que te provoque molestia al aplicar presión). Una vez lo identifiques, hay varias cosas que puedes usar para aplicar presión sobre el área: un rodillo de goma espuma, un tubo de PVC, o una bola de tenis o béisbol.

Lo que harás será sentarte en el piso con tus piernas extendidas. Coloca la pantorrilla de la pierna que te moleste sobre el objeto que hayas escogido y muévela hasta que lo ubiques directamente debajo del punto sensible. Acto seguido, flexiona el tobillo 10 veces consecutivas. Repite el proceso en otro punto de la pantorrilla (o de la otra pierna) que sientas sensible, también.

Esta técnica tan sencilla funciona porque trabaja sobre los tejidos conectivos que rodean el músculo de la pantorrilla. Ella lo compara a una red: si halas de una de las esquinas, la red se atiranta. Pero, al aplicar presión y mover las coyunturas en una variedad de flexiones, ayudas a que el tejido conectivo se alargue y se relaje.

Por si fuera poco, esta técnica también sirve para cuando padeces de dolor en el arco del pie. Funciona  porque promueve el flujo de sangre en el área porque estás moviendo las coyunturas del tobillo y de los huesos del pie, estás aplicando presión al área y ayudando al tejido conectivo, a la vez que haces estiramiento de los músculos.

Eso sí, cuando hagas los ejercicios en casa, si tu nivel de dolor aumenta, en lugar de aliviarse, deja de hacerlos de inmediato y consulta con un médico cuanto antes.