Si crees que tus niños no están comiendo todas las frutas que deberían, probablemente estés en lo cierto. Por diversas razones –les parece que lucen “extrañas”, tienen nombres “raros” u otros chicos les dijeron que no sabían bien…–, infinidad de pequeños cierran la boca herméticamente cuando les ofrecen frutas y las descartan en favor de cualquier golosina, sobre todo, de cosas dulces u otros bocaditos que solo contienen calorías “vacías”.

En cambio, las frutas son naturalmente bajas en calorías, altas en fibra y están repletas de vitaminas y minerales vitales para el desarrollo saludable de los pequeños. Por otro lado, si tus hijos sufren de estreñimiento, el remedio podría estar tan cerca como el departamento de frutas y vegetales de tu supermercado favorito. De hecho, un estudio publicado en el 2010 reveló que los niños que no comían frutas y vegetales diariamente estaban mucho más propensos a padecer de estreñimiento.

Y ahora, te preguntarás: ¿cómo convenzo a mis hijos para que coman más frutas; para que las prefieran en lugar de chocolates o bizcochitos? Porque todos sabemos que en cuanto empezamos con cualquier cantaleta, casi como por instinto los niños se echan para atrás y mientras más uno insiste… más ellos se niegan.

¿La solución? Usar tácticas de “guerra” con premeditación y astucia… para que no puedan negarse.

1. Da el ejemplo: Si comes frutas y vegetales delante de tus niños, las probabilidades de que ellos hagan lo mismo aumentarán exponencialmente, según un estudio publicado en la revista “Appetite”.

2.  No te des por vencida: Muchos niños se muestran reacios a probar cosas nuevas porque los asustan, sencillamente porque les son desconocidas o les parecen “raras”. ¡Pero, no te rindas! Sé constante… y paciente porque puede que tengas que presentarles la misma fruta una decena de veces antes de que se “dignen” a probarla.

3. Ojo con la presentación: Y Los expertos aseguran que es mucho más probable que un niño pruebe una fruta nueva si esta se le presenta en trozos, en lugar de en su forma original, entera. En un estudio llevado a cabo entre 14 escuelas elementales e intermedias, las cafetería que vendían manzanas en tajadas vieron que sus ventas aumentaron en un 71% en comparación con las cafeterías que vendían las frutas enteras.

4.  Usa tu ingenio: Puedes decorar las frutas con pegatinas de sus personajes favoritos o hasta dibujarles caras graciosas con marcadores de tinta comestible. Si haces que la fruta se vea “simpática”, los chicos estarán más dispuestos a probarlas. De hecho, eso se comprobó con un estudio realizado por la Universidad de Cornell cuando le ofrecieron a 208 niños, entre las edades de 8 a 11 años, si querían una manzana o una galletita. Las manzanas que tenían una pegatina con la imagen de Elmo fueron escogidas dos veces más que las galletitas.

5.   Deja que ellos mismos las escojan: Está comprobado que si los chicos participan en el proceso de selección y compra de los alimentos, los anima más a probarlos.

6. Sal de la rutina: Ofréceles a tus hijos una amplia variedad de formas, texturas y sabores. Cómprales diversidad de frutas congeladas y frescas, así como frutos secos. También, puedes ofrecerles jugos y néctares que estén hechos con 100% frutas (sin azúcar ni colorantes añadidos).

7.  Creen sus propias combinaciones: Para ser saludables y nutritivas, las frutas no tienen que comerse así, peladas y ya. Puedes, por ejemplo, comprar yogur de chocolate congelado y mezclarlo en la licuadora con fresas, frambuesas o guineos. También, puedes triturar frutas frescas en la licuadora (mangós, guineos, melocotones, etc.) y congelarlos en palitos para que se los coman como paletas de helado.

Guía de nutrición

Para conocer las porciones diarias adecuadas, déjate llevar por esta guía de la Academia Americana de Pediatría (Recuerda que los niños necesitan de 1 a 3 porciones de fruta al día):

Infantes (1 a 3 años) Una porción de fruta equivale a: ¼ de taza de fruta cocida, congelada  enlatada; ½  taza de fruta fresca; ¼ a ½ taza (2 a 4 onzas) de 100% jugo de frutas

Niños de 4 a 6 años Una porción de fruta equivale a: ¼ de taza de fruta cocida, congelada  enlatada; ½ fruta fresca; 1/3 de taza de 100% jugo de frutas

Niños de 7 a 10 años Una porción de fruta equivale a: 1/3 de taza de fruta cocida, congelada  enlatada; 1 fruta fresca; ½ taza de 100% jugo de frutas