Dicen que vivir a dieta hace la vida miserable y los que hemos pasado por eso podemos decir que, en verdad… tienen razón. Pero comer a lo loco también trae problemas de salud que podrían desembocar en enfermedades.

Con tantas alternativas en el mercado (orgánico, integral, bajo en grasa, alto en fibra, cero lactosa, etc., etc.) es complicado entender qué debemos comer y no dejarnos llevar por las propagandas del “mejor” producto o el consejo de nuestro amigo que ahora se dedica a comer exclusivamente batidas de proteína.

Antes de hacer cualquier cambio alimenticio, consulta a un nutricionista licenciado pero, por ahora, la revista AARP ofrece algunas alternativas:

Blueberries vs. Barra de cereal

Los arándanos tienen 80 calorías por taza y su azucar es natural, demás de combatir la inflamación y mejorar el trabajo cerebral. La barra de cereal no tiene tanto valor nutricional y carga con 130 calorías como mínimo.

Nueces vs. Galletas

Las nueces (maní, almendra, pistacho, etc.) tienen grasa, pero de la buena y ayudan a prevenir ataques al corazón cuando se consumen con moderación. Las galletas, aunque ricas, no proveen la misma energía y generalmente tienen aditivos, sal y azucar en exceso.

Chocolate amargo vs. Chocolate blanco

Mientras más oscuro el chocolate, mejor, porque tiene antioxidantes y ayuda a eliminar la placa de las arterias. Por si fuera poco, regula el nivel de azucar en la sangre y ayuda a aguantar el hambre. El chocolate blanco es, básicamente, la grasa del chocolate: mantente lo más alejado posible.

Batatas vs. Papas

Ambos son tubérculos y tienen almidón, que tiende a engordar. Sin embargo, la batata tiene altas cantidades de betacaroteno (como las zanahorias) y vitamina A, por lo que son mejor opción que las papas blancas.

Pescado a la plancha vs. Pescado rebosado

Más allá del daño que puedan hacer las frituras, el pescado rebosado (a menos que lo hagas en casa) es básicamente una sorpresa. Mejor elige filetes de pescado y cocínalos al vapor o al horno; hasta en el microondas queda bien. En cualquier caso, este alimento tiene omega 3, que ayuda a prevenir la hipertensión.