La Policía no ha podido establecer un móvil claro detrás de un ataque a tiros contra un caballo que fue encontrado sin vida anoche en la avenida Casiano Cepeda, de Río Grande.

En el informe policiaco se indica que a eso de las 10:20 p.m. se recibió una llamada telefónica al cuartel de la Policía notificando sobre disparos en dicha zona. Cuando los agentes llegaron al lugar, se toparon con un rastro de sangre que los llevó al caballo, que ya estaba muerto.

En la escena se ocuparon casquillos de bala, pero no se notificó la cantidad y tampoco el calibre.

Según el teniente Carlos Nazario, director del Cuerpo de Investigación Criminal de Fajardo, las autoridades contactaron hospitales en la zona para verificar si algún jinete había llegado herido, pero no se reportó ninguno.

Nadie reclamó el caballo.

Este caso fue referido al agente Ronnie Díaz, coordinador de la Ley 154 de Maltrato de Animales, quien continúa con la investigación.