Una estudiante de 17 años nunca llegó a su graduación de cuarto año, porque su madre se desvió hasta un punto de drogas en Vega Alta, donde ambas fueron intervenidas por la Policía.

De acuerdo con la Policía, a eso de las 10:00 a.m. de ayer, miércoles, los agentes de la División de Drogas Vega Baja realizaban una vigilancia en el residencial El Batey en Vega Alta. Allí, arrestaron al tirador del punto de drogas y se le ocuparon sustancias controladas. También se arrestaron a otros seis adultos y a la menor de edad, así como se ocuparon dos vehículos de motor. 

El sargento José Jiménez, de la División Drogas Vega Baja, detalló que al presunto tirador, a quien le ocuparon 126 bolsitas con cocaína, 14 bolsitas de crack, 50 decks de heroína, 73 cápsulas de crack, 29 envases de marihuana y $530 en efectivo. 

Al hombre, identificado por la Uniformada Saddiel Concepción, de 40 años, se le radicaron cargos criminales por venta de sustancias controladas y se le fijó una fianza de $70,000, la cual no prestó. Fue ingresado a la Cárcel Regional de Bayamón. 

La Policía destacó que una de las compradoras era una mujer de 45 años, a la que se le identificó en el informe de prensa como Cecilia Martín Del Valle. Se alega que esta acudió al lugar con su hija de 17 y compró dos envases de marihuana. 

“Al momento de la intervención la menor se encontraba preparando un cigarrillo de marihuana.  Cabe destacar que posterior a la compra la menor se dirigía a su ceremonia de graduación”, detalla el informe policiaco. 

La Policía indicó que la graduación era en la escuela superior Ladislao Martínez Otero, en Vega Alta.

A Martín Del Valle se le radicaron cargos criminales por violación a la Ley de Sustancias Controladas y se le fijó una fianza de $10,000, la cual prestó. Mientras, la menor fue citada para el 3 de junio de 2015 en la Procuraduría de Menores de Vega Baja. 

A otro comprador, identificado en el informe policiaco como Javier Otero Malpiza, de 34 años, se le radicaron cargos por violación a la Ley de Sustancias Controladas y le impusieron una fianza de $10,000. Fue ingresado a prisión, tras no prestar la suma. Entretanto, a José Ayala y Luis E. González les fijaron fianzas de $5,000 a cada uno, la cual prestaron.