Quiso hacer una broma y al final salvó su propia vida.

En la página web Reddit se ven muchísimas historias que van de lo divino a lo profano, y el usuario “Cappnpoopdeck” pensaba que se la estaba comiendo cuando encontró varias pruebas de embarazo de su ex novia en casa y orinó en ellas a ver qué pasaba. Para su inmensa sorpresa, salieron dos rayitas: o sea, estaba embarazado.

¿Imposible, no? Tal vez pensando que el aparatito estaba defectuoso o quizá asustado por su misteriosa “preñez”, subió la foto a la plataforma contando la historia. Entre chiste y chiste, un lector le abrió los ojos de un bofetón: “Ve a tu médico, porque puedes tener cáncer testicular”.

Pudo haberlo ignorado,  pero “Cappnpoopdeck” decidió seguir el consejo y, en efecto, resultó que padecía el mal.

Lo que las pruebas de embarazo miden son los niveles de la hormona beta HCG (human chorionic gonadotropin), que son producidas por la placenta de la mujer, lo que es señal segura de un embarazo. Pero resulta que también los testículos cancerosos producen la hormona.

No, no abogamos por que usen una prueba de embarazo para detectar cáncer testicular y, si se tiene alguna duda o síntoma, ve a tu médico de familia inmediatamente. Pero quisimos averiguar si la historia era una leyenda urbana y no, existe otro caso documentado.

En Inglaterra, el adolescente de 19 años Byron Geldard,  residente de Huntingdon, Cambridgeshire, estaba sufriendo dolores en su costado cuando decidió ir al médico y le pidieron que orinara en una prueba de embarazo que, para su gran susto, salió positiva.

“Era demasiado surreal, para ser honesto”, dijo Byron en una entrevista publicada en www.dailymail.co.uk. “Ahí estaba yo, con una prueba de embarazo positiva y algo creciendo dentro de mi. Pensé que iba a terminar en un documental”.

El muchacho fue tratado exitosamente y ahora está en remisión.