Los Cangrejeros de Santurce volvieron a enfocarse en darle un buen espectáculo a la fanaticada y  lo lograron al cerrar su participación en la Serie del Caribe con una victoria, 3-2, sobre los Gigantes del Cibao de la República Dominicana en la última jornada de la etapa regular del torneo.

Las dos partidos semifinales se disputarán hoy, cuando los Tomateros de Culiacán se enfrenten con los Gigantes y los Caribes de Anzoátegui de Venezuela se midan con los Vegueros de Pinar del Río de Cuba.

“Le pudimos dar un espectáculo bueno a la fanaticada, que muchos sabían que no podíamos llegar a la semifinal, pero se dieron cita.  Estos muchachos, desde la primera entrada del primer juego, han jugado fuerte  y terminaron jugando fuertes”, manifestó Eduardo Pérez, dirigente de los Cangrejeros.

El partido se dio en el marco de la despedida del veterano jugador del cuadro Luis “Wicho” Figueroa, quien anunció su retiro  y estableció un nuevo récord entre los boricuas con 13 Series del Caribe.

Figueroa fue crucial en la victoria fuera y dentro del terreno de juego.  Antes de iniciar el partido, tomó la palabra en el camerino.

“Las palabras que di fueron unas emotivas. Que ha sido para mí un honor el representar a Puerto Rico junto a ellos. Le di las gracias a Eduardo por escogerme, y darme la oportunidad de romper el récord en Series del Caribe. Dar las gracias por el trato. (Ellos) son los mejores, es un equipo bien unido y les deseaba mucho éxito en sus carreras. Pero había un juego y la fanaticada se merecía un buen partido”, recordó Figueroa.

Qué clase de partido tuvo Figueroa anoche en su despedida. El vegabajeño se fue de 3-2  con dos anotadas. El desafío se decidió en la parte baja de la novena entrada con un batazo de Danny Ortiz.

“Estoy sentado al lado de dos indios, que nos jugaron fuerte toda la temporada. Repito, esto es un equipo  completo que vino a jugar. Lamentablemente, no se dio. No se hicieron las carreras, pero el pitcheo estuvo ahí de nuevo”, sentenció Pérez.

Para Ortiz, dar el batazo clave en este desafío fue de suma importancia.

“Fue un turno grande el del día de hoy. Di lo mejor de mí. Nunca pensé estar en este juego. Me dieron la oportunidad y la aproveché. Este juego es bien importante para mí porque di el hit de oro en el día de hoy”, aseguró Ortiz.

Puerto Rico se despide de la serie con marca de 1-3, las tres derrotas se dieron en juegos apretados donde la suerte pudo haber estado en ambos equipos.

“Todos los juegos para nosotros fueron apretados. No podemos decir que somos inferiores a ningún país. Lo que sí sé es que estoy orgulloso de ellos porque dieron cara y hasta el último día se vio la unidad”, dijo Pérez.