El anuncio del rompimiento de las relaciones laborales entre la cadena Univision y Donald Trump --a raíz de los comentarios ofensivos del precandidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos en contra de los mexicanos- ha desatado un mar de reacciones y acciones solidarias de parte de la clase artística hispana. 

La boricua Roselyn Sánchez y el chileno Cristián de la Fuente, por ejemplo, renunciaron a su labor como animadores de Miss USA, certamen que se transmitiría por Univision el próximo 12 de julio.

Al momento, la participación de la candidata mexicana a Miss Universo está en jaque y hasta se ha hablado de un posible boicot por parte de las demás franquicias de Latinoamérica. Sin embargo, la directora de Miss Universe Puerto Rico, Desireé Lowry decidió hoy no dar expresiones a la prensa sobre esta controversia. En la mañana de hoy, la firma de relaciones públicas de Lowry, Perfect Partners, había dicho a este diario que Lowry emitiría una reacción a través de un comunicado de prensa, pero en horas de la tarde, se indicó que la tenedora de la franquicia local había decidido no expresarse sobre el asunto.

Luisito Vigoreaux, quien comparte la franquicia local con Desireé, tampoco quiso opinar.

Renuncia Perfect Partners

En la tarde de hoy, la compañía de relaciones públicas Perfect Partners, liderada por Helga García, informó que ante el silencio de los encargados del certamen en Puerto Rico, decidieron no continuar trabajando para ellos.