El gobernador Alejandro García Padilla rechazó hoy, viernes, que el proyecto de reforma del sistema contributivo no tenga los votos de la mayoría popular en la Legislatura y se reafirmó en su férrea defensa de la medida, que se fundamenta en el Impuesto al Valor Añadido (IVA).

García Padilla dijo que a un mes de haber presentado la propuesta a las cámaras legislativas la oposición a la medida se ha reducido a “discursos, slogans y t-shirts” y sostuvo que “ningún individuo (contribuyente) ha podido demostrar que saldrá peor” bajo el nuevo modelo de tributación.

“No hay en este momento una tirantez sobre la medida en el Senado y Cámara conmigo, ni entre ellos, que yo sepa”, afirmó el mandatario tras participar al mediodía en una ceremonia en la que se le rindió homenaje a una decena de mujeres agricultoras, en el Jardín Hundido de La Fortaleza, como parte de la Semana de la Mujer.

“Esta no es una legislatura sello de goma… mi legislatura analiza, procura mejorar las medidas y eso lo reconozco y lo agradezco. Así es que se supone que funcione, y si hay enmiendas para mejorarlo, por supuesto, las evaluamos”, expresó para recalcar que su comunicación con los presidentes del Senado, Eduardo Bhatia y de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, “es constante”.

El mandatario dijo que el secretario de la Gobernación, Víctor Suárez, también se mantiene comunicado en torno al tema con los ayudantes de los líderes legislativos.

“Estamos trabajando juntos para lograr una transformación que el país necesita”, sostuvo García Padilla.

¿Pero está consciente de que no están todos los votos?, le preguntó una reportera.

“Lo que han dicho el presidente del Senado y de la Cámara es que los legisladores han pedido unas enmiendas para poderlo bajar a votación”, indicó García Padilla.

Expresó que cada enmienda “hay que evaluarla en su justa perspectiva” para determinar cómo afecta la capacidad de reducir o eliminar las contribuciones a la clase pobre y a la clase media.

En torno al mensaje televisado que pronunciará el lunes, García Padilla anticipó que lo que busca es tener “una participación directa con la gente, para llevar la verdad porque muchas personas con buena o con mala intención han dicho muchas cosas sobre esta medida que no son ciertas”.