El juez Dennis Feliciano, del Tribunal de Utuado, determinó esta tarde causa para arresto contra Félix Vélez de Jesús, a quien se le imputan actos lascivos contra una menor de seis años.

El hombre fue detenido ayer, jueves, tras ser sorprendido mientras cometía actos lascivos contra su sobrina, según una querella sometida temprano a las autoridades. 

A Vélez de Jesús se le fijó una fianza de $4 millones que no prestó por lo que quedaría sumariado en la prisión del barrio Guerrero de Aguadilla.

Al individuo se le sometieron cargos criminales por actos lascivos, maltrato de menores y por no actualizar su dirección en el Registro de Ofensores Sexuales, ya que tenía antecedentes por delitos sexuales.

Además, se le formularon cargos por violar la Ley 300, que impide a una persona convicta por delitos sexuales cuidar o estar cerca de menores de edad, según estableció el fiscal Rodney Ríos. 

Los hechos que se le imputaron ocurrieron a las 9:00 a.m. del miércoles, a orillas de un río en el barrio Viví Abajo de Utuado, donde un ciudadano dijo que vio al hombre intentando levantarle el traje a una niña de unos seis años mientras sostenía un teléfono celular. 

Al gritarle para que desistiera de sus intenciones, el sujeto comenzó a correr, explicó el querellante.

De inmediato, se movilizó la Policía y se arrestó al individuo, quien es vecino de Ponce.

De acuerdo al capitán David Andújar, director del Cuerpo de Investigación Criminal del área de Utuado, la madre de la menor le pidió a su hermano que llevara la niña a la escuela mientras ella acompañaba a su hijo al médico y como la menor presuntamente no tuvo clases, se la llevó al río, donde cometió los actos lascivos que ahora se le imputan.

Vélez de Jesús, fue identificado por el ciudadano mediante una rueda de confrontación. 

La Policía dijo que Vélez de Jesús fue acusado en 2004 por cinco cargos de actos lascivos y cuatro de maltrato a menores en el año 2003. 

Al presente residía con su hermana y los menores sin informar el cambio de dirección al oficial encargado del Registro de Ofensores, como dispone la ley.

El caso fue investigado por el agente Harry Correa bajo la supervisión del sargento Héctor Millán de la División de Delitos Sexuales y Maltrato de Menores en el área de Utuado. 

Este medio supo que se evalúa la posibilidad de someter cargos por negligencia contra la madre de la menor.