Un exmaestro de una escuela pública de Luquillo fue sentenciado hoy por la mañana a 10 años de prisión y 15 años de libertad supervisada por acercamientos sexuales que le hizo a una estudiante de 11 años de edad a través de la red social Facebook a mediados del 2013.

El acusado, identificado como Orlando Peña Gómez, de 56 años de edad, pidió clemencia antes de que la juez federal Aida Delgado emitiera su sentencia. La togada tomó en consideración para su dictamen tanto la gravedad de la ofensa como el hecho que el imputado no había sido acusado de delitos similares contra otros menores de edad.

El individuo había sido arrestado en mayo de 2013 por agentes de la Oficina de Seguridad Interna de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI) luego que comenzara a enviarle mensajes explícitos a la niña en abril de ese mismo año a través de la red social. 

Las autoridades advinieron en conocimiento de las comunicaciones luego que la madre de la menor radicara una querella en la división de Delitos Sexuales de la Policía de Puerto Rico. El educador fue arrestado cuando intentó entregarle a la joven una tableta para que se pudiese tomar imágenes explícitas. 

La juez también dictaminó que el sujeto tendrá que pagarle a la familia de la víctima $2,600 anuales hasta que la adolescente alcance el noveno grado para sufragar sus gastos de transportación. La muchacha requirió ser trasladada de la escuela al ser hostigada por ciudadanos que defendían al maestro.

“Este individuo se había convertido en un pilar en su comunidad y muchas personas lo admiraban. Pero el abuso de confianza fue grave. La víctima continuó siendo victimizada, ya que muchas personas no creían que el maestro (quien se había declarado culpable de los hechos) pudo haber incurrido en estos crímenes”, sostuvo la fiscal Julia Meconiates, quien había solicitado una pena de 12 años para el acusado.