De todas las redes sociales y tecnologías de texting que hay en el mercado, la aplicación WhatsApp ha ganado los adeptos que hace una década tenían plataformas como Messenger o ICQ. Hoy día, es raro que alguien no tenga la aplicación en su celular y se comunique a través de fotos y textos.

Sin embargo,  la adquisición de la plataforma por parte del gigante Facebook y su reciente capacidad de hacer y recibir llamadas gratis entre usuarios (lo que hacíamos antes con Skype) ha cementado el reinado del chekmark verde. 

¿Qué tan entrega’o estás con WhatsApp? Si cumples con las siguientes características, te recomendamos que te desconectes un ratito para que te desintoxiques.

1. “¡No me ha contestado!”: Ver esos dos checkmarks al lado del contacto, pintaditos de azul, es señal segura de que recibió tu mensaje pero te está ignorando, ¿no? Bueeeno, no exageres. Puede estar ocupado, leyendo otros mensajes o esperando un momento más oportuno para contestar. No seas stalker.

2. No hablas ya con nadie: Lo único que haces es intercambiar mensajes, ya sea directos o en grupo. Hay conversaciones de meses guardadas en tu teléfono y a veces pasas horas revisando mensajes anteriores. 

3. Decifras lo que otros dicen: Mirando los “status” y las fotos, crees adivinar el “mood” de tus compañeros en la red de texteo, mientras te preguntas si ese insulto velado es contigo.

4. Te olvidaste de CandyCrush: o de Angry Birds, o del Sudoku que antes consumía tus ratos de ocio. Ahora te la pasas enviando textos y enfogonándote si no te contestan en diez segundos o menos.

5. Escribes hasta cuando te estás bañando: No puedes dejar a tu “público” sin un mensaje de en qué andas y por qué no contestarás por cinco minutos. ¿Ponerlo “offline”? ¡Ni hablar! Eres capaz de despertarte para contestar un mensaje, y esperas que otros hagan lo mismo.

Fuente: Últimas Noticias.

Mira la portada de primerahora.com