Taipei.- Varios artistas taiwaneses y el Ministerio de Educación de la isla han hecho hoy un llamamiento contra el acoso psicológico a través de internet y otros medios de comunicación, a raíz del suicidio de la modelo y actriz isleña Cindy, víctima de una campaña de ciberacoso.

Familiares de la modelo confirmaron hoy que la bella artista de 24 años y prometedora carrera profesional había sufrido durante los últimos meses acoso a través de Facebook, donde se publicaron frecuentes insultos y palabras denigrantes contra ella.

Cindy sospechaba que quienes difundían esos rumores negativos pertenecían a su círculo de amistades, lo que le dolía profundamente y le deprimía, dijo el hermano de la artista a medios locales.

La modelo, presentadora de televisión y actriz esperaba que "con su muerte quedaría claro el terrible efecto del ciberacoso y que la gente no se tomase a la ligera los ataques personales en la red", declaró su hermano a la prensa.

Cindy fue encontrada muerta, el miércoles, en su residencia de la ciudad central de Taichung con una nota y un pequeño frasco de helio junto a su cuerpo, lo que, según informes policiales, parece indicar un suicidio.

Nieta de un ministro de Agricultura, Cindy fue presentadora del programa televisivo de variedades "Jugando al amor" entre 2011 y 2013 e hizo su debut en el cine con el filme "Primero de mayo", que se estrenará el mes próximo.

El ministro de Educación taiwanés, Wu Se-hwa, dijo hoy que debería estudiarse una ley contra el ciberacoso, ya que esos ataques anónimos por internet son muy destructivos y merecen un castigo proporcionado al daño que hacen.

La Fiscalía de Taichung anunció hoy el lanzamiento de una investigación sobre el posible acoso cibernético contra Cindy.

"El ciberacoso que lleve consigo la propagación de rumores falsos que atenten contra la verdad y el buen nombre constituye una ofensa que puede ser castigada", declaró el jefe de la Fiscalía de Taichung, Chang Hsiao-wen,

Numerosos artistas isleños han expresado su dolor ante la muerte de Cindy, condenado los hechos y animado a los taiwaneses a utilizar la internet de modo positivo.