Áurea Vázquez Rijos podría ser extraditada de España a Puerto Rico en pocos meses, según trascendió este miércoles en una vista de estatus del caso que se sigue en su contra en la esfera federal por planificar el asesinato de su esposo, el empresario canadiense Adam Joel Anhang.

La acusada, que se encuentra detenida en España, no apeló su caso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para impedir la extradición -como había informado en febrero pasado su abogado a medios notociosos de España-, por lo que se estima que pisará territorio estadounidense en uno o dos meses.

Vázquez es imputada a nivel federal de, junto con su hermana y cuñado, contratar a Alex "el Loco" Pabón Colón, para que ejecutara a Anhang.

Así lo informaron esta tarde los fiscales del caso, María Domínguez y José Ruiz, quienes aclararon al juez federal Daniel R. Domínguez que aunque no son parte del caso de extradición que se llevó a cabo en España, estiman que la mujer será trasladada a la Isla en uno o dos meses, dado a que no apeló la decisión de las cortes españolas.

"No hay fecha de cuándo ocurrirá, pero estoy optimista que ocurrirá en uno o dos meses", adelantó la fiscal, quien agregó que una vez sepan la fecha de extradición, lo notificarán por escrito.

El juez destacó que evaluó otros casos para saber cuánto tiempo esperaron por extradiciones para cumplir con los términos de juicio rápido, y observó que ha habido casos de drogas en los que se ha esperado hasta cinco años por la extradición de un acusado.

"No estoy convencido de que no pueda esperar, tampoco quiere decir que voy a esperar para siempre", aclaró el juez en la conferencia de estatus en el Tribunal Federal del Viejo San Juan.

Ovidio Pérez Zayas, abogado del coacusado y cuñado de Áurea, José Ferrer Sosa, planteó que "no es justo" que su representado lleve casi un año en la cárcel en espera de la coacusada y adelantó que pedirá la separación del caso para ver el juicio en su fondo.

Además, Pérez Zayas trató de plantear que se podían imponer condiciones para concederle fianza a Ferrer Sosa, como encarcelamiento domiciliario, pero la fiscal dijo que no estaba preparada para una vista de revisión de fianza, dado a que no la solicitó por escrito. Recordó, sin embargo, que a Ferrer Sosa no se le concedió fianza por la naturaleza del delito, por ser usuario de sustancias controladas y estar desempleado.

El juez indicó que sometiera sus planteamientos por escrito, pero le anticipó que su cliente se expone a cadena perpetua de ser encontrado culpable, por lo que su petición no podía basarse solamente en que nunca ha viajado fuera de la Isla o que es "buena gente".

La fiscal manifestó que han actuado "diligentemente" y que fueron "razonables" al no acusar a nadie hasta que no se arrestara a Áurea, quien estuvo fugitiva desde 2008, y fue apresada en el aeropuerto de Barajas de Madrid, España, el 30 de junio de 2013, mismo día que se detuvo en Puerto Rico a su hermana Marcia y a Ferrer Sosa.

"Estamos listos para juicio. Si Áurea estuviese aquí, podríamos ver este juicio hoy mismo", dijo la fiscal, con lo que coincidieron Pérez Zayas y el abogado de Marcia, Héctor Guzmán, de la Oficina del Defensor Público federal.

La próxima conferencia de estatus fue pautada para el 1 de agosto.

Áurea, Marcia y Ferrer Sosa están acusados por supuestamente por contratar a Pabón Colón por $3 millones para asesinar al empresario canadiense, dado a que quería divorciarse y se habían casado por capitulaciones, por lo que no le tocaría nada de la fortuna a Áurea.

Los hechos ocurrieron el 22 se septiembre de 2005 en el Viejo San Juan, cuando Pabón Colón "asaltó" a la pareja y apuñaló a Anhang.

Áurea se mudó a Italia poco antes de que presentaran los cargos en su contra en 2008. Fue detenida en España, donde se determinó extraditarla a petición del gobierno de Estados Unidos, pero bajo la condición de que no sea condenada a la pena de muerte ni a cadena perpetua.

La fiscalía federal descartó solicitar la pena de muerte en este caso.

El hermano de Áurea y Marcia, Charbel, está acusado por mentir ante un gran jurado federal al alegar que no conocía a Pabón Colón.

Su abogado, Manuel Suárez, no estuvo presente en la vista de hoy.