José Ferrer Sosa, coacusado en el caso contra Áurea Vázquez y sus hermanos por planificar el asesinato del empresario canadiense Adam Joel Anhang Uster, solicitó que se desestime el caso en su contra por entender que hay falta de jurisdicción federal.

Su abogado, Ovidio Zayas Pérez, presentó una moción ante la consideración del juez federal Daniel R. Domínguez, en la que alega que la esfera federal no tiene jurisdicción en este caso de "murder for hire" o asesinato por encargo.

Zayas Pérez detalla que en la acusación enmendada presentada el 29 de julio de 2013 contra su cliente, se alega que entre septiembre de 2005 y marzo de 2006, los acusados a sabiendas y voluntariamente conspiraron y acordaron usar instrumentalidades y facilidades del comercio interestatal –un teléfono celular y uno o más vehículos–con la intención de cometer un asesinato en violación a las leyes de Estados Unidos y Puerto Rico.

Destacó que las alegaciones son por usar el teléfono para comunicarse con los coconspiradores, para determinar el día, hora y lugar donde llevarían a cabo el asesinato, para quien contrataron a Alexis "El Loco" Pabón Colón. La acusación alega que Áurea utilizó una guagua Porsche Cayenne de Anhang para llevar a Pabón Colón y a otros para el encuentro del 22 de septiembre de 2005, día en el que Áurea realizó aproximadamente 10 llamadas al celular de la víctima y entonces esposo y otras tres al teléfono de su oficina para inducirlo a ir a comer juntos en el Viejo San Juan, para facilitar su asesinato.

"En resumidas cuentas, este caso es presentado ante este honorable tribunal por el gobierno invocando jurisdicción federal por el alegado uso de instrumentalidades y facilidades del comercio interestatal -teléfono y uno o más vehículos- con la intención de que se cometiera un asesinato. Aún si concurro con el gobierno de que en efecto se hicieron llamadas telefónicas y/o se usaron automóviles como parte de los actos alegados en esta acusación, una simple lectura del pliego acusatorio nos hace concluir que esas facilidades se usaron exclusivamente dentro de los bordes de Puerto Rico. En otras palabras, cada una de las alegadas llamadas hechas por los coacusados se hicieron dentro del Estado Libre Asociado de Puerto Rico", lee la moción del abogado. Sin embargo, el cargo por uso de facilidad del comercio interestatal se refiere a que el teléfono celular y el vehículo no se fabricaron en Puerto Rico.

Apenas a principios de mes, Ferrer Sosa solicitó también que su juicio se vea por separado al de Áurea, pero no necesariamente aparte al de los hermanos de ésta, Marcia y Charbel, al entender que no es "justo" que tenga que esperar por la extradición de Áurea desde España, que aún no se ha informado cuándo llegará.

Ferrer Sosa y Marcia fueron arrestados el 30 de julio de 2013 en Puerto Rico y desde entonces están en el Centro de Detención Metropolitano (MDC, por sus siglas en inglés), en Guaynabo. El mismo día, Áurea fue detenida en el aeropuerto de Barajas en Madrid, España. El primero era pareja de Marcia cuando supuestamente contrataron a Pabón Colón para que ejecutara a Anhang a cambio de $3 millones, que se alega nunca le pagaron.

Los hechos ocurrieron en el Viejo San Juan el 22 de septiembre de 2005, cuando Pabón Colón fingió asaltar a Anhang y a Áurea cuando salía de un restaurante, y asesinó al empresario millonario. Según la pesquisa, Anhang quería divorciarse, pero la pareja tenía capitulaciones y a Áurea no le tocaría nada de la fortuna, por lo que supuestamente planificó su asesinato.

La acusada principal se mudó a Italia poco antes de ser acusada en el 2008.

Charbel está acusado por mentir ante un gran jurado federal al alegar que no conocía a Pabón Colón.

El juez federal Daniel R. Domínguez pautó una vista para discutir mociones pendientes para el 20 de junio en el Tribunal Federal del Viejo San Juan.