Parecen luchadoras de lucha libre o peligrosas ladronas de una pandilla con máscaras que provocan el terror de chicos y grandes en las playas de China. 

Sin embargo, lo único que ellas buscan es proteger sus rostros de los efectos del sol al colocarse máscaras llamadas “Facekinis”.

Según se explicó en varios medios, la palidez es muy valorada en dicho país asiático, donde las pieles más oscuras son asociadas con las mujeres pobres del campo que trabajan muchas horas bajo el sol. ¿Racismo, prejuicio o un asunto cultural? No nos toca a nosotros entrar en dicho debate. 

Medios internacionales han reportado también que estas prendas faciales han sembrado el terror entre los bañistas de todos las edades, por su extraña apariencia. 

Básicamente, el "Facekini" es una máscara de nilón con pequeños agujeros para la boca y la nariz. El accesorio, supuestamente, ofrece protección completa contra los rayos ultravioletas y los mosquitos.

La creación de la máscara se le atribuye a Zhang Shifan, propietario de una tienda de trajes de baño en Qingdao, provincia de Shandong.

Lee más historias virales.