A sus 24 años de edad, la modelo Lauren Wasser, tenía una prometedora carrera en el modelaje y una vida activa: jugaba baloncesto y corría 30 millas en su bicicleta diariamente, hasta que le amputaron una pierna como consecuencia del síndrome de shock tóxico (TSS por sus siglas en inglés), contraído supuestamente, tras usar un tampón, razón por la que demandará a la compañía que los fabrica, Kimberly Clark, según informó a la revista Vice. 

En octubre de 2012, Wasser fue traslada en condición urgente a un hospital de California donde se le diagnosticó la infección que le desarrolló una gangrena que condujo a la amputación de su extremidad. 

Según el citado medio, la joven llegó a la institución hospitalaria con 107 grados de temperatura, a solo 10 minutos de morir, sus órganos internos habían colapsado y sufrió un ataque al corazón. 

Los doctores no pudieron estabilizarla y nadie tenía idea de lo que pasaba hasta que un especialista diagnosticó  la infección.

El experto en salud, inmediatamente la vio, preguntó: "¿la joven tiene un tampón puesto?". Ella sí llevaba uno puesto (Kotex Natural Balance, de Kimberly Clark) y el mismo, fue llevado a un laboratorio, donde las pruebas detectaron la infección. 

“Cuando llegué a casa me quería matar”, dijo la modelo de 5'11" al citado medio. “De repente no tengo una pierna, estoy en una silla de ruedas, no puedo ir al baño. Estoy postrada en una cama, no me puedo mover, sentí como que aquellas cuatro paredes eran mi prisión”, narró la joven. 

Educating in my shorts... Dope can I have them back yet? ??

A photo posted by Camraface ??+ (@fotofetish) on