Esto es bien triste, Cada día parecen ser más los perros que no encuentran hogar. Y cuando se trata de un perrito Pit Bull, la suerte, definitavamente, no suele estar de su parte.

Primero que nada, todavía hay mucho prejuicio hacia la raza Pit Bull. Y, en segundo lugar, solo Dios sabe por qué, la gente prefiere los perritos bien bebés... y que sean lo más pequeños posible.

¿Cómo, entonces, explicarle a Rey, un simpático y amoroso Pit Bull de un año y medio, que nadie lo ha querido adoptar?

Aunque entendiera nuestras palabras, seguramente no comprendería por qué, a pesar de que está castrado, vacunado y completamente saludable, nadie ha dicho: "Dénmelo a mí, que yo lo voy a querer para toda la vida".

Así, día tras día, Rey espera solito en una jaulita, en un veterinario, a que algún día se abra la puerta y entre una cara alegre y amorosa para decirle: "Yo te voy a dar una familia, yo te voy a dar mi hogar".

Si conoces a alguien que quisiera a doptar a Rey para recibir todo el amor que este perrito puede y quiere dar, por favor, háblale de él y dile que llame cuanto antes al 787-717-2005.