Al tiempo en que alertaron de la alta incidencia de fraude que se ha registrado contra inmigrantes que buscan beneficiarse de programas federales, el secretario de Estado, David Bernier, y varios cónsules en la Isla explicaron este lunes las “nuevas realidades” del programa de Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres (DAPA) y la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

La orientación la realizaron en una conferencia de prensa a la que asistieron los cónsules de México en Puerto Rico, Orlando Arvizu, y de República Dominicana, Franklin Grullón, con motivo del tercer aniversario de la DACA.

Según resumió el secretario de Estado en entrevista con este diario, el principal llamado que interesan hacer a la comunidad inmigrante es que siempre busquen orientación en los consulados o en la Oficina de Servicio al Inmigrante del Departamento de Estado para evitar ser víctima de fraude.

“La invitación a compañeros inmigrantes, tengan o no status formal, es que se acerquen a la oficina para que se beneficien de los programa, como lo es la licencia de conducir o la orden ejecutiva de educación y salud, así como la asesoría de asuntos laborales”, sostuvo.

Dijo que en la actualidad en la Isla está activo un caso de fraude de Acción Diferida. Pero, de inmediato, no dio más detalles.

Indicó, sin embargo, que en Estados Unidos la incidencia de estos fraudes es mayor, debido a los múltiples requisitos que se deben cumplir.

La situación es tal que el cónsul dominicano afirmó que “si alguien le ofrece apoyo para realizar los trámites de aplicación para esta nueva Acción Ejecutiva (DAPA) está tratando de engañarle”. Esto se debe a que este programa está detenido por orden de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, en Nueva Orleans, Louisiana. Se informó que el Departamento de Justicia federal se prepara para apelar la decisión a principios de julio próximo.

El DAPA provee un estatus migratorio especial y un permiso de trabajo por un periodo de tres años a aquellas personas que tengan hijos estadounidenses o con residencia legal permanente. Entre los requisitos se destaca que el solicitante debió haber vivido en Estados Unidos desde el 1 de enero de 2010 o antes y haber estado físicamente en Estados Unidos el 20 de noviembre de 2014, día en que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, firmó la orden. No debe tener antecedente penales.

La orden que sí está vigente es el DACA, el cual ofrece beneficios parecidos a personas que hayan llegado a Estados Unidos antes de cumplir 16 años y que al momento de solicitar tengan 31 años o menos.

“Ese proyecto sigue intacto, está disponible”, sostuvo Bernier.

Comentó, de hecho, que todos los cónsules de México en Estados Unidos realizaron este lunes una campaña para exhortar a los jóvenes que se puedan beneficiar al reactivarse en el programa.

“Nos unimos en un esfuerzo que está haciendo los consulados de México en todos los Estados Unidos, en este caso en Puerto Rico incluimos al cónsul de República Dominicana, porque hoy (lunes) se cumplen tres años del programa de Acción Diferida (DACA). Ese programa permite a inmigrantes, entre otros requisitos, que haya llegado a los Estados Unidos de 16 años o menos a recibir una autorización temporera de tres años para poder trabajar, estudiar y hacer otras actividades en Estados Unidos sin temor a ser deportado. La autorización es de tres años y se debe renovar”, sostuvo.

Recalcó que este programa no está paralizado por los tribunales federales, por lo que los beneficiarios deben solicitar la renovación si en los próximos días ya cumple tres años en el programa DACA.

Bernier sostuvo que en Puerto Rico unas 250 personas se benefician del programa DACA. En todo Estados Unidos hay 4.5 millones de personas.