Julio C. Medina Mojica, uno de los dos instructores de tiro acusado por participar en el esquema de falsificar documentos e identificaciones para tramitar más de mil licencias de portación de armas de fuego, fue sentenciado a cumplir dos años y tres meses de cárcel y tres años de libertad supervisada.

El coacusado en el caso relacionado al abogado Antonio Peluzzo Perotín y los dueños de la armería The Lawman Gunshop, Julio Colón Santiago y su esposa María del Carmen Rivera Negrón, y el otro instructor de tiro José M. Prado, solicitó a través de su abogado Ovidio Zayas Pérez cumplir tiempo servido, mientras que el fiscal federal Luke Cass solicitaba una pena de tres años y un mes de prisión.

El juez federal Francisco A. Besosa entendió que "el tiempo servido no es una sentencia apropiada, mas 37 meses tampoco es una sentencia apropiada", y procedió a sentenciarlo a 27 meses.

Medina Mojica, de 59 años, está sumariado en el Centro de Detención Metropolitano (MDC, por sus siglas en inglés), en Guaynabo, desde el 9 de septiembre de 2014, cuando se le revocó la libertad bajo fianza por violar requisitos de la misma al ir al polígono de tiro en Humacao donde trabajaba antes de ser detenido. Por lo tanto, le queda año y medio por cumplir.

Durante su alocución, el hoy convicto pidió perdón a Dios, al juez, a los agentes del caso y a su familia.

"Quiero darle las gracias a mi familia porque han estado conmigo incondicionalmente. A mi compañera le dije que cuando saliera de aquí, nos vamos a casar. Y perdón a mi mamá, que está muerta y decirle que la amo mucho", dijo lloroso Medina Mojica, quien pidió clemencia al juez a la hora de sentenciarlo por sufrir de varias condiciones de salud.

Medina Mojica fue arrestado el 2 de mayo de 2014 e hizo alegación de culpabilidad el 10 de marzo pasado por su participación en la conspiración, firmando certificaciones de uso y manejo de armas de fuego a personas que no habían participado en los cursos requeridos para obtener la licencia de portación de armas.

Peluzzo Perotín fue sentenciado a siete años de prisión por este caso el 25 de marzo pasado.

Rivera Negrón y Colón Santiago se declararon culpables y están en espera de ser sentenciados.

Según la investigación, el matrimonio dueño de la armería localizada en Bayamón tramitaban licencias fraudulentas de portación de armas y enfrentaban 490 cargos por llevar a cabo el esquema y gestionar las licencias a por lo menos 1,300 personas. Cobraban entre $1,000 y $1,500 por cada solicitud, con la ayuda de Peluzzo Perotín.

Se alega que la pareja diligenciaba los permisos ilegalmente al tener acceso directo a la Comandancia de Bayamón, donde supuestamente llevaban donas, pitorro y café a cambio de la ayuda. El abogado notario usaba un sello que mandó hacer en una tienda de efectos de oficina del tribunal.

De haber ido a juicio y ser encontrados culpables, se exponían a penas de hasta 15 años de cárcel por falsificación de documentos de identificación, cinco años por falsificación de documentos de tribunales, cinco años por conspiración, dos años por cada uno de los casos de robo de identidad y 10 años por ayudar a una persona convicta de delito grave a poseer y portar un arma de fuego.

Lee más historias.