Por la falta de los informes periciales del Instituto de Ciencias Forenses (ICF) dentro del periodo dispuesto para la celebración de un juicio rápido, la defensa de Trevor Mondesir James, acusado de tratar de matar a su expareja y de asesinar al amigo de la mujer, solicitó la mañana del lunes la desestimación de los cargos que pesan en su contra.

Mondesir James, de 35 años, enfrenta un cargo de asesinato por la muerte de Jovanny Pagán Rogers, un cargo de tentativa de asesinato por la agresión a tiros contra la madre de sus dos hijos y tres violaciones a la Ley de Armas.

Sin embargo, el juez Alberto Pérez Ocasio, del Tribunal de Bayamón, declaró no ha lugar la petición luego de que la fiscal Ginny Andreu Rosario aseguró que se encontraba preparada para iniciar el juicio sin dicha evidencia.

Al rechazar la solicitud del abogado Alejandro Sanfeliú Vera, de la Sociedad para la Asistencia Legal, el togado subrayó que la fiscal no podrá usar dicha prueba en el proceso judicial y que se activará la presunción de que dicha evidencia es adversa al Ministerio Público.

Ante esta determinación, el abogado pidió el aplazamiento del juicio, que debía iniciar esta mañana, para ponderar si acudirá al Tribunal de Apelaciones a recurrir la decisión o si optará por iniciar el proceso porque las condiciones le son favorables.

Así las cosas, el juicio quedó pautado para el 15 y 17 de junio.

Anticipando el planteamiento del licenciado, la fiscal Andreu Rosario inició la vista explicando que el pasado jueves entregó al abogado -tan pronto los recibió del ICF- el informe de hallazgos de la escena y el informe de autopsia de Pagán Rogers, quien murió la madrugada del 21 de febrero pasado.

Un día después entregó las fotografías y el vídeo que los peritos del ICF tomaron ese 21 de febrero en la residencia de la expareja del acusado en el Barrio Pámpano en Vega Alta.

A juicio hombre que trató de matar a su expareja

"Falta el informe de balística, pero con el informe de escena entendemos que podemos entrar a ver el caso", apuntó la fiscal.

Sanfeliú Vera, por su parte, insistió sin éxito en la celebración de una vista evidenciaria para determinar si la demora en la entrega de los documentos se debía a una justa causa.

También agregó que faltaban por entregar el informe de serología y de ADN de las muestras tomadas en la casa de la alegada víctima, las que solicitó como parte del descubrimiento de prueba.

Afirmó que por culpa del Ministerio Público no estaba preparado para el inicio del juicio, ni para contrainterrogar adecuadamente a los testigos.

"Hoy es el último día de los términos", afirmó al reiterar la petición de desestimación de cargos al amparo de la Regla 64 de Procedimiento Criminal.

Esa regla establece que un acusado puedo solicitar la desestimación de cargos si estuvo detenido 60 días después de la lectura de acusación sin que iniciara el juicio. En este caso, ese periodo expiraba hoy, según el abogado.

En respuesta, Andreu Rosario apuntó que los informes periciales que solicitaba el abogado "(esa prueba) no está disponible y no va a estar disponible por ahora".

"El Tribunal entiende que no tiene que entrar en una vista evidenciaria si el Ministerio Público dice que está preparado y toda la prueba testifical está en sala presente", apuntó Pérez Ocasio.

El togado también subrayó que la prueba que la fiscal no entregó a la defensa como parte del descubrimiento de prueba no la podrá usar "ni como documento ni como testimonio".

Fuera de sala, la fiscal Andreu Rosario reconoció que el ICF entregó tardíamente el informe de autopsia y de escena, así como las fotografías y el vídeo de la escena, porque no cuenta con suficiente personal para atender su demanda de trabajo.

"No los tienen listos (los informes que falta), ni los van a tener porque tienen demasiado trabajo", señaló a este medio.

"No los pueden sacar a tiempo (los informes) para el caso", agregó.

Esta no es la primera vez que el ICF falla en entregar a tiempo los informes periciales que el Ministerio Público necesita para los procesos judiciales.

Algunos jueces citan a los peritos del ICF con órdenes para mostrar causa por la cual no se les deba encontrar en desacato por su tardanza en la elaboración de los informes periciales.

Como resultado de este problema, el Ministerio Público ha tenido que presentar denuncias nuevas en casos en Aibonito y Guayama luego que los jueces desestimaran los cargos porque no se había cumplido con el proceso de descubrimiento de prueba por la ausencia de dichos informes.