Londres.- El príncipe Enrique de Inglaterra ha participado en maniobras de supervivencia en alguno de los parajes más hostiles de Australia, donde se encuentra en una misión de instrucción con las Fuerzas Armadas Australianas (ADF), informó hoy un portavoz oficial.

Enrique, que ostenta el rango de capitán, comenzó el pasado 6 de abril una gira de cuatro semanas en ese país del hemisferio sur, una de sus últimas antes de que deje el Ejército británico en junio próximo, después de un década de carrera militar.

El portavoz explicó que el príncipe, segundo hijo de Carlos de Inglaterra y la difunta Diana de Gales, ha tomado parte durante las dos primeras semanas en sesiones de preparación física con la Primera Brigada de las ADF.

Además de participar en actividades típicas del "día a día de un soldado", Enrique también pasó tiempo en el cuartel del Ejército australiano en Sydney y entrenó con el Servicio Aéreo Especial en los simuladores de helicópteros en Perth (suroeste de Australia).

Asimismo, el hermano del príncipe Guillermo se ha reunido con miembros del Ejército australiano que se encuentran enfermos o han sido heridos, al tiempo que ha disputado un partido de fútbol sobre sillas de ruedas con soldados impedidos.

Según el portavoz, como integrante de la Fuerza Móvil Noroeste Enrique mantuvo encuentros con la comunidad aborigen Wuggubun en la región del Kununurra (en el oeste del país), donde recibió instrucción militar en técnicas de supervivencia, lo que incluye la búsqueda de agua y alimento en zonas hostiles.

Se espera que, cuando finalice su trabajo con el Ejército británico el próximo junio, el príncipe Enrique pase gran parte del verano en África, un continente por el que tiene un gran afecto por haber realizado allí labores de voluntariado.

Tras anunciar que dejaba su carrera militar, Enrique dijo que está "considerando las opciones para el futuro" y que se siente