FALL RIVER, Massachusetts, EE.UU.-  Los fiscales que investigaron la acusación de homicidio contra el exjugador de los Patriots de Nueva Inglaterra Aaron Hernández están por terminar su exposición del caso, dijo la jueza del proceso.

Las declaraciones por el caso comenzaron el 29 de enero. Hernández está acusado del homicidio de Odin Lloyd, quien salía con la hermana de la prometida de Hernández, ocurrido en junio de 2013.

Hoy no se presentaron declaraciones y la juez del tribunal superior Susan Garsh dedicó la sesión a desahogar pendientes en el caso, entre ellos, la declaración de Alexander Bradley, antiguo amigo de Hernández. Bradley demandó al ex tight end porque luego de una discusión con Hernández al salir de un club de desnudistas en Florida en febrero de 2013, éste le disparó y lo abandonó en una zona industrial.

Garsh había ordenado que Bradley no declarara por el atentado de Florida pero dijo que podría ser llamado luego de interrogarlo después de una audiencia del jurado. La jueza y abogados indicaron que podría ser llamado la próxima semana.

La jueza también dijo que debido a un problema con los jurados quizá no haya declaraciones el lunes y martes.

Garsh dijo que permitirá que se presenten unas llamadas telefónicas hechas desde la cárcel por Hernández y otros vinculados con el caso pese a las objeciones de los defensores. Entre las llamadas están unas que hizo a su prometida y a su amigo, el jugador de los Dolphins de Miami Mike Pouncey.

El abogado de Hernández, Michael Fee, sostuvo que las conversaciones eran irrelevantes y se usaban para "apuntalar un caso que zozobra".

Pero el fiscal Patrick Bomberg dijo que las conversaciones muestran que Hernández actuó mal.