Los ex gobernadores Rafael Hernández Colón, Sila M. Calderón y Aníbal Acevedo Vilá, así como los presidentes del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos Martínez, encabezaron este martes, una larga jornada de reuniones que sostuvo el gobernador Alejandro García Padilla con personas de diversos sectores del país en busca de un consenso para hacer frente al grave endeudamiento del Gobierno.

Entretanto, líderes del sector empresarial respaldaron la creación de una junta de control fiscal que trabajará con la propuesta del Gobierno de elaborar un plan de ajuste fiscal a cinco años.

Pierluisi y Berríos Martínez, quienes arribaron a La Fortaleza al filo de las 8:30 de la mañana, fueron los primeros en turno y de entrada expresaron su apoyo a la propuesta de García Padilla de elaborar un plan fiscal a cinco años, aunque de forma condicionada. 

“Al elaborar un plan más allá de este cuatrienio, es mi responsabilidad de aportar. También los portavoces (novoprogresistas) en la Cámara y el Senado estarían en disposición de aportar al futuro del país. La comunidad financiera lo está pidiendo hace mucho tiempo y eso le daría estabilidad a Puerto Rico”, dijo Pierluisi en declaraciones a la prensa al concluir la reunión de García Padilla con el liderato político que se extendió por unas dos horas. 

Pierluisi, no obstante, exigió participación en el proceso de toma de decisiones. El líder de la Palma también hizo claro que no favorece un impago de la deuda pública, que se estima en más de $70,000 millones, y dijo que su llamado es a sentarse a negociar con los acreedores.

“El que hable de que no vamos a pagar la deuda es un mensaje negativo que afecta el buen nombre de Puerto Rico. Tenemos que hablar con precisión. Son 16 las entidades que hacen emisión de bonos en Puerto Rico y cada una tiene sus particularidades”, dijo Pierluisi al reclamar “participación genuina, no para las gradas”.

El comisionado residente calificó de productiva y cordial la reunión, que se llevó a cabo en el Salón del Gabinete, mientras Berríos Martínez dijo que el encuentro había sido “franco”.

Berríos Martínez reclamó también que en la búsqueda de soluciones se considere también el problema del status político del país, al tiempo que llamó “paquetazo neoliberal” el informe que preparó para el Gobierno la ex gerente del Fondo Monetario Internacional, Anne Krueger.

Por su parte, el secretario de Estado, David Bernier, se expresó satisfecho con el resultado de la primera jornada de reuniones con líderes de la oposición y dijo que tanto Pierluisi como Berríos Martínez mostraron apertura y cordialidad.

“Así es como se debe atender la situación. Si compartida fue la realidad que nos trajo a esta crisis, así se tiene que solucionar”, indicó Bernier. Sostuvo que el secretario de la Gobernación, Víctor Suárez afinará la aportación de los líderes politicos en la elaboración del plan.

En la tarde, el gobernador recibió en Fortaleza a líderes del sector empresarial, quienes respaldaron la creación de una junta de control fiscal que trabajará con la elaboración del plan fiscal a cinco años.

El presidente saliente de la Cámara de Comercio, José Izquierdo Encarnación, quien encabezó el grupo, sostuvo que la composición de la junta será parte de la negociación con los acreedores.  

“Si (la junta) va a tener representantes federales, si va a tener representantes de los bonistas y quiénes van a ser los representantes locales, todo eso, va a ser un proceso de la negociación”, indicó.

Añadió que no fue parte de la discusión con el gobernador si en la junta habrá representación del sector empresarial puertorriqueño.

Izquierdo Encarnación dijo que en la reunión se tocó también el tema de la inversión y plantearon que el dinero que “se va a diferir” del pago a los bonistas se utilice en proyectos específicos. 

“Lo que está planteado por el Gobierno es que los ahorros en cuanto a pagos a los bonos se reinviertan en proyectos estratégicos que creen economía y cómo nos aseguramos de que ese dinero no se use para otras cosas que no tienen que ver con el desarrollo económico. Las expresiones que nos hicieron fue que los proyectos que se van a hacer con esos fondos de ahorros, van a ser también avalados por la junta fiscal”, aseveró.

Además de Izquierdo Encarnación, participaron del encuentro el presidente entrante de la Cámara de Comercio, José Vázquez Barquet, el presidente del Centro Unido de Detallistas, Rubén Piñero, el presidente de la Cámara de Mayoristas y Distribuidores de Alimentos (Mida), Ricky Castro, y Ramón Pérez Blanco, de la Asociación de Productos de Puerto Rico.

“El gobernador lo que está buscando de nosotros es un respaldo del sector privado en aquellas iniciativas que según el informe de Anne Krueger son muy importantes como las áreas de desarrollo económico que por muchos años se dejaron a un segundo plano por estar sobre enfocando en el área fiscal, imponiendo más contribuciones al sector privado y demás”, indicó Vázquez Barquet.

Los dirigentes empresariales también se expresaron a favor de una reforma laboral que atempere las leyes laborales de Puerto Rico a las de Estados Unidos para garantizar el desarrollo económico del país.

“Para mí sería un éxito si nuestras leyes fueran a nivel de Estados Unidos. No queremos que los trabajadores puertorriqueños tengan leyes a nivel de condiciones paupérrimas. Nosotros queremos proteger los derechos, pero nosotros tenemos unas leyes que son muchísimo más generosas para los obreros y mucho más fiscalizadoras y castigan más al empresario que en el propio Estados Unidos”, indicó Izquierdo Encarnación.

“No se trata de quitarle derechos a nadie, pero sí queremos que se creen nuevos empleos”, agregó. 

Según Izquierdo Encarnación, el sector privado ha recibido unos $3,750 millones de impuestos nuevos en los últimos cuatro años. 

“Hemos puesto nuestro grano de arena y si hay que poner más de nuestra colaboración lo pondremos, pero esa campaña de que el sector privado no ha pagado, es un discurso retórico. Si queremos que haya más empleos para los puertorriqueños y más renumerados tiene que haber un ambiente en Puerto Rico para que haya más empleos porque si no, no hay salario más bajo que el desempleo”, señaló.

Agregó que no favorecen una reducción en el salario mínimo federal.

A media mañana cinco ex presidentes del Partido Popular Democrático (PPD), tres de ellos ex gobernadores, acudieron al llamado que les hizo García Padilla de evaluar el plan del Gobierno para atender la crisis fiscal y económica.

Sin embargo, los ex gobernadores Hernández Colón, Calderón y Acevedo Vilá, así como los ex presidentes del PPD, Miguel Hernández Agosto y Héctor Luis Acevedo –también citados-; evadieron a la prensa y no hicieron expresiones sobre la propuesta que les presentó García Padilla junto con otros miembros del gabinete del Gobierno en La Fortaleza. Los ex dirigentes del PPD entraron y salieron del Palacio de Santa Catalina por el área de la Muralla, a la que no tienen acceso los periodistas.

La presidenta del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Melba Acosta, el secretario del Trabajo, Vance Thomas, y los secretarios de Estado y de la Gobernación participaron en las reuniones con García Padilla. 

Pasadas las 5:00 de la tarde, el gobernador recibió un grupo de la sociedad civil integrado por representantes del Colegio de Abogados, Colegio de Contadores Públicos Autorizados, Agenda Ciudadana, Centro para la Nueva Economía, Una sola voz y Puerto Rico Foundation.

Una de las más largas reuniones fue la que sostuvo el gobernador en horas de la tarde con el liderato obrero del país, representado en 28 organizaciones sindicales.

Sin embargo, luego de un encuentro de casi dos horas, los dirigentes sindicales expresaron que salían de La Fortaleza sin saber cuál será el plan de ajuste fiscal ni las medidas laborales que adoptará el Gobierno para lidiar con la deuda pública.

“Dejamos claro que los trabajadores en este país han aportado increíblemente. Los avances que se han dado, han sido siempre a costa de los trabajadores”, dijo la presidenta de la Federación Central del Trabajo, Luisa Acevedo.

“Si nos van a dar participación tiene que ser de verdad y que las cosas sean transparentes", sostuvo para agregar que le pidieron información al Gobierno sobre los bonistas, de cómo sería la reestructuración de la deuda y que se audite.

La jornada culminó en las primeras horas de la noche con la reunión de García Padilla con varios líderes religiosos. El sacerdote, Enrique Camacho, asistió en representación del arzobispo de San Juan, de la Iglesia Católica, Roberto González Nieves. También, estuvieron, el Obispo de la Iglesia Metodista, Rafael Moreno Rivas, Héctor Soto Vélez del Concilio Evangélico, Luis José Ocasio de la Iglesia Presbiteriana, Jorge Rivera, de Mission Board, y Rubén Rivera Martínez, de la Hermandad Pastoral de San Juan.

Lea aquí sobre el mensaje del gobernador