El nuevo impuesto que se contempla para los refrescos y   jugos azucarados lo va a terminar pagando el consumidor, porque buena parte de los comerciantes no van a poder absorber el arbitrio, advirtió ayer el director ejecutivo de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (Asore), Gadiel Lebrón.

La industria de los restaurantes ya está bastante golpeada en el país con un impuesto de 14 por ciento en esos productos. Lebrón dijo que “es fuerte”.

En el caso de los refrescos, se anticipa que el litro que ahora cuesta 89 centavos terminará costando $2.

La nueva versión de la Reforma Contributiva de la Cámara de Representantes también contempla un impuesto al consumo para los alimentos procesados que sería del 10 por ciento  –una tasa más reducida en este caso que en el proyecto original del Ejecutivo– pero aun así,  Asore estima que ese tres por ciento adicional no  le conviene a la industria.

Al día de ayer, Asore desconocía los detalles del borrador de la Cámara.

Lebrón dijo  que ellos necesitan saber si la Cámara Baja de lo que está hablando es de un impuesto al consumo del  10 por ciento, o de un 10 por ciento para el Gobierno Central y de  1 por ciento para los municipios, lo que elevaría el impuesto a 11.

El argumento para grabar los refrescos y las bebidas azucaradas es que son dañinas para la salud. 

“La pregunta que yo tendría que hacer es qué no es malo para la salud. Hay productos que son malos para la salud si se consumen en exceso… Hay que moverse, no podemos vivir una vida sedentaria”, sostuvo  el director ejecutivo de Asore.

El presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández, reveló esta semana que los alimentos congelados o procesados (en este último se incluyen los restaurantes) pagarían un 10 por ciento de IVA.

Ayer, no estaba claro entre los representantes populares  el alcance de lo que se define como procesado y congelado. “Una de las decisiones que hay que ponderar con mucha delicadeza, con mucha prudencia, es esa definición de alimento preparado y por qué hay tanta diferencia entre lo que pagaría el impuesto al consumo y lo que no pagaría el impuesto”, dijo el representante popular Luis Vega Ramos.

En cuanto a los congelados no está claro si ahí cabe todo tipo de alimento que aunque saludable se congela para preservarlo, como es el caso de los vegetales. O, si la definición también cubre  los platos típicos de la comida criolla, que son de difícil confección por parte de las familias trabajadoras y por eso se compran previamente refrigerados.

“A más restrictiva la definición de procesado, más artículos van a estar sujetos al impuesto… Hay que tirar una línea razonable entre los que son artículos esenciales para la alimentación de la ciudadanía y otros que sí podrían cualificar como productos que pueden estar sujetos al impuesto”, acotó Vega.

De otra parte, Vega se solidarizó ayer con el contenido de la carta que le dirigió el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, al presidente de la Junta de Directores del Banco Gubernamental de Fomento, misiva en que el líder senatorial critica a  la institución bancaria por tomar decisiones que colocaron en peligro su propia liquidez. “Él (Bhatia) hizo lo correcto. No fue prudente que el Banco enviara (primero) una carta para ponernos presión (para aprobaramos la Reforma Contributiva)”, dijo el legislador del PPD.

Vega Ramos resaltó que la carta del BGF fue reseñada internacionalmente y eso no es bueno para Puerto Rico. “La Junta del Banco debió haber anticipado esa posibilidad”, dijo.

El representante Carlos Vargas indicó, mientras tanto, que él  “se perdió” al leer en el borrador lo referente a los alimentos y el pago de impuestos. Las definiciones indicó que no están claras.

Vargas mencionó que se tiene que tomar en cuenta que entre los congelados están las comidas preparadas de dieta y productos tan nutritivos como los vegetales. “Lo más acertado sería que con esto  no se afecte la canasta básica”, afirmó.

PIDE VOTAR

El proyecto de la Reforma Contributiva ya está causando tanto problemas al interior del Partido Popular Democrático,  que ayer el  representante Ángel Rosa, pidió que se lleve el proyecto a votación lo antes posible.

“Si no se tienen los votos, que se derrote. Debemos pasar ya esta página y enfrentar los demás problemas apremiantes que tiene Puerto Rico”, consignó.