Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Padre de Adam Joel Anhang revela su lucha para que se hiciera justicia

Por Primerahora.com 03/31/2014 |07:53 p.m.
Abraham Anhang Pijnkas viajará a Puerto Rico para estar en el juicio contra Aurea Vázquez Rijos. (Archivo)  
Según trascendió en la entrevista, luego de que Aúrea se fuera de Puerto Rico, el hombre llegó a pagar $1 millón por mantener vigilada a su ex nuera.

El padre del empresario canadiense Adam Joel Anhang, asesinado en el 2005 en el Viejo San Juan, reveló por primera vez su lucha para lograr que se hiciera justicia ante la muerte de su hijo y cómo se mantuvo vigilante tras los pasos de su entonces nuera Aurea Vázquez Rijos, a quien consideró como sospechosa desde el principio.

Abraham Anhang Pijnkas contó al programa de noticias canadiense 16 x 9 que estuvo cuatro años y medio pagando un detective privado que siguió a Aúrea en cuatro países diferentes, para no perderla de vista, y así ayudar a las autoridades a capturarla.

El hombre, un abogado retirado que vive en Canadá, anticipó que cuando complete la extradición desde España -donde finalmente la mujer puertorriqueña fue arrestada- viajará a Puerto Rico para estar en su juicio.

“Nos sentimos alegres de que la hayan arrestado, (pero) eso no quita el hecho de que es doloroso, que perdiste un pedazo de tu corazón”, afirmó el padre en la entrevista, al tiempo en que indicó que si pudiera decirle a algo Aúrea sería: “se acabaron tus vacaciones, es hora de volver y enfrentar la justicia”.

“Uno nunca se repone de la pérdida de un hijo”, dijo por su parte Barbara, la madre de Adam.

Uno de los primeros indicios que hicieron sospechar a la familia de la víctima, fue que ni Aúrea ni su familia se comunicaron con ellos después del crimen. Tampoco viajaron a Canadá para asistir a su funeral, dijeron.

Abraham también contó que se reunió aquí con el jefe Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) quien le dijo que abriría un expediente y asignó 12 agentes para que investigaran. Días después los federales encontraron que había llamadas desde el celular de Adam hechas por Aúrea y miembros de su familia, un detalle que supuestamente la policía estatal pasó por alto.


Según trascendió en la entrevista, luego de que Aúrea se fuera de Puerto Rico, Abraham llegó a pagar $1 millón por mantener vigilada a su ex nuera y cada paso que daba, desde que se mudó a Italia, tuvo gemelas, se separó del padre de las nenas y luego estuvo cobijada por la comunidad judía, todo se lo informó a los agentes del FBI.

“Sabíamos exactamente lo que hacia todos los días… El FBI sabía exactamente a dónde iba (Aúrea),  cuándo iba y con qué pasaporte”, hasta que pudieron arrestarla en el aeropuerto de Barajas en Madrid.

“Yo recibí una llamada 10 minutos después de que ella aterrizó (en Madrid)”, relató el padre de Adam.

Sobre Jonathan Román Rivera, el hombre que fue erróneamente convicto y estuvo preso ocho meses por la muerte del empresario canadiense, afirmó que no tenía ningún motivo fundado para cometer el crimen.

Además de Aúrea, están detenidos su hermana Marcia Vázquez Rijos y la pareja de esta, José Ferrer Sosa quienes habrían contratado a Alex Pabón Colón, mejor conocido como Alex El Loco, para que matara al canadiense. 

Según la acusación, Vázquez Rijos planificó la muerte de su esposo con Alex a cambio de varios miles de dólares. Alex confesó los hechos a las autoridades y ahora coopera con la pesquisa. El asesinato ocurrió en el Viejo San Juan el 22 de septiembre de 2005.