La División de Delitos Sexuales del área de San Juan investiga una nueva querella de secuestro y violación a una mujer en la zona de Santurce-Condado de la capital.

Los hechos en este caso ocurrieron a las 10:00 p.m. de ayer, jueves, en la calle Cordero, en Santurce, luego de que la querellante estuviera compartiendo con amistades en un restaurante de comida peruana en la calle Loíza.

Según se informó en la querella del precinto de la calle Loíza, a su salida del local, la fémina caminó hacia su vehículo, que estaba aparcado en la calle Cordero, donde fue interceptada por el maleante, que fue descrito por la Policía como de unos 40 años de edad, tez trigueña, de 5’8” de estatura, peso mediano, se comunicaba con lenguaje callejero y utilizaba una gorra y gafas. 

El individuo amenazó a la mujer con un arma de fuego y le indicó que se montara en la parte posterior del automóvil tras solicitarle “cooperación” para no matarla. Luego, condujo el vehículo hasta un cajero automático donde la obligó a retirar $500.

Poco después, prosiguió la marcha hasta un paraje apartado y la agredió sexualmente.

Tras cometer el crimen, el sujeto llevó a la víctima a un nuevo cajero automático para retirar otros $500 de un autoservicio bancario ya que había pasado la medianoche y el banco ya les permitía hacer otra transacción de esa índole. 

Cuando salieron de la institución bancaria manejó hasta un servicarro de un restaurante de comida rápida donde pidió dos botellas de agua. Más adelante, manejó hasta el sector Villa Palmeras en Santurce, se bajó del automóvil y dejó ir a la mujer.

La víctima condujo en su auto hasta un hospital donde se le realizaron pruebas y se siguió el protocolo para víctimas de agresión sexual.

El director interino del Cuerpo de Investigación Criminal (CIC) del área de San Juan, el inspector Julio Marcano, indicó que el caso fue referido al agente Jesús Santana de la División de Delitos Sexuales para que determine si guarda relación con otros casos similares ocurridos el mes pasado.

“Se podría considerar que es un caso de un violador en serie cuando hayan terminado todas investigaciones”, expresó el agente Santana al ser abordado sobre esa posibilidad. 

Sin embargo, en esta etapa de la investigación todavía se están corroborando los detalles ofrecidos por las víctimas sobre el agresor, expresó por su parte, la agente Yisel Torres, quien también participan en la investigación. 

“Se está corroborando ya que las descripciones son parecidas, pero se está verificando”, detalló Torres quien se encuentra analizando los vídeos de las cámaras de seguridad de las transacciones bancarias y del restaurante de comida rápida para obtener imágenes que los lleven a su identificación. 

En junio las autoridades circularon el boceto del sospechoso de dos violaciones reportadas en el Condado y Santurce. La víctima del caso más reciente aún no ha sido confrontada con ese retrato hablado, agregaron los investigadores. 

En aquella ocasión se teorizaba que las víctimas fueron interceptadas por el mismo individuo debido al modo que las sorprendió para secuestrarlas y cometer las violaciones. Este violador fue descrito como de 5’6” a 5”11 de estatura, 160 libras de peso, tez trigueña clara y de unos 30 a 35 años de edad. 

Las víctimas, indicaron las autoridades en aquel momento, no le observaron ninguna cicatriz, tatuaje o acento en particular en su hablar.

En los dos casos anteriores, el hombre iba a pie y esperaba que sus víctimas estuvieran solas y distraídas dentro de sus vehículos para luego encañonarlas y dirigirse con ellas a lugares solitarios donde cometía el delito.

Luego conducía a áreas cercanas a Barrio Obrero y a la calle Loíza, y se marchaba a pie.

Antes de este caso de ayer, las estadísticas de Delitos Tipo I de la Policía reflejaban que en lo que va de año han ocurrido cuatro violaciones, tres más que el año pasado.

Esta denuncia no se incluyó en los informes de novedades de la Comandancia de área de San Juan. 

Cualquier información que ayude a las autoridades a dar con su paradero será recibida a través del (787) 793-1234 extensión 3185 o a la línea confidencial de la Policía 343-2020. 

Mira la portada de primerahora.com