Acompañado del superintendente de la Policía, José Caldero y otros oficiales del cuerpo, el gobernador Alejandro García Padilla encabezó hoy, viernes, la ceremonia de ascenso a 261 oficiales de la uniformada, ocasión que aprovechó para reclamar nuevamente una baja en la actividad criminal en el país y reconocerle a los miembros de esa entidad estatal su responsabilidad por esos resultados, en conjunto con el apoyo de las agencias federales de seguridad.

Entre los uniformados que fueron ascendidos figuran 118 al cargo de sargento, 44 a teniente segundo, 24 a teniente primero, nueve a capitán, 31 a inspector, 25 a comandante y 10 a teniente coronel.

“Me enorgullece, particularmente, que ustedes forman parte de los resultados que hemos obtenido desde que asumimos la gobernación y que se han traducido en avances concretos y positivos para bajar la incidencia criminal”, sostuvo García Padilla durante su mensaje.

“Es un privilegio estar aquí con ustedes. Yo estoy orgulloso de la Policía de Puerto Rico. Lo he dicho tantas veces y no me canso de repetirlo. Yo creo en la Policía de Puerto Rico y ustedes están demostrando todos los días con la nueva tendencia cada vez más a la baja en el crimen que no me equivoqué al creer en la Policía de Puerto Rico”, agregó.

García Padilla destacó en su mensaje que el pasado año 2014 culminó con la cantidad más baja de asesinatos en dos décadas y una reducción de 30% en comparación con el 2012. Afirmó, además, que el año pasado se esclareció el 73% de los crímenes violentos cometidos y que las muertes en las carreteras bajaron un 13%.

De la misma forma, destacó la aprobación de una nueva Ley de Armas para Puerto Rico que elimina la posibilidad de los programas de desvío en casos de violaciones a esta. García Padilla indicó que 663 personas están hoy encarceladas gracias a esa nueva ley, lo que aseguró ha contribuido a la baja en los asesinatos en el país.

Recordó también a los agentes que bajo su administración se les otorgó un aumento de $75 mensuales a la Policía, un alza de $25 en la aportación al plan médico y $30 en una tarjeta de Auto Expreso que podrán utilizar también para gestiones personales.

Refiriéndose a su polémica propuesta de reforma contributiva, también planteó que “estoy a punto de quitarle la contribución sobre ingresos por completo a los policías y las policías de Puerto Rico”.

Además del gobernador participaron de la actividad el secretario de Estado, David Bernier, así como los senadores Anibal José Torres y Jorge Suárez, y el representante y presidente de la Comisión de Seguridad de la Cámara, José Báez.