La cuenta regresiva para el alza de los cuatro centavos por litro de gasolina a causa de la crudita  comenzó. 

En 15 días, la gasolina  nos costará más  por culpa del arbitrio y  los consumidores comienzan a asustarse porque sin la crudita ya el combustible está diez centavos más caro que hace dos semanas. 

Si todo madura como pinta,  cuando entre en  vigor el nuevo impuesto al petróleo y sus derivados estaremos pagando  casi 70 centavos el litro. 

“Menos de 70, pero cerca”, según el ex presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina Carlos Crespo.

“En verano, y con la crudita, vamos a ver los precios mucho más altos”, dijo el comerciante, quien explicó que en los próximos meses el consumo de petróleo debe aumentar porque eso es lo  que sucede todos los años en  Estados Unidos. 

A más demanda, los precios se supone que suban.

En Puerto Rico hemos visto descender el precio de la gasolina hasta los 53 centavos, pero  paulatinamente ha ido subiendo,  para desazón de los conductores.

¿Por qué está subiendo?

El actual presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina, Ricardo Román, señaló que la huelga en varias refinerías de Estados Unidos explica el  fenómeno en parte. 

“Si de aquí a mañana (sábado) esa situación no se aclara, la cosa podría ser peor”, alertó, tras vaticinar un alza en los precios del  petróleo a nivel mundial si el conflicto obrero patronal continúa.

Lo peor que puede pasar en Estados Unidos es que la  huelga lleve a una reducción significativa en la producción del crudo.

Eso tendría consecuencias a nivel mundial porque  teóricamente el mercado tiende a  protegerse y aumenta los precios.

El conflicto obrero en EE.UU. surgió en reclamo de mejores salarios y medidas de seguridad.

La semana pasada, el mercado de Estados Unidos se vio afectado además por un incendio en una de sus refinerías más importantes en California, lo que la sacó de servicio.

En cuanto a Puerto Rico, la realidad es que en los últimos días los precios de la gasolina vienen reflejando   bajas y subidas consecutivas.

Sobre ese particular, Crespo mencionó que cada tres días se ve un aumento, seguido de una rebaja que deja a fondo un centavo del alza que la precede.

Los chavitos se han ido  acumulando y ya  el combustible está en casi 63 centavos en algunas bombas.

Román solicitó ayer del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) que se mantenga vigilante  ante los precios que están fijando   los mayoristas; que  verifique que sus ganancias verdaderamente estén respondiendo a los  precios del petróleo.

Él cree que ahora mismo los mayoristas no están respondiendo a los costos del  mercado; que están cobrando más, y ellos -los detallistas- no tienen otro remedio que pasar el alza a los  consumidores.

Crespo mencionó, sin embargo, que  Puerto Rico cuenta con un mayorista “bien fuerte”, que es Puma, y que este controla los precios con una competencia agresiva.

“Puma se está  apoderando del mercado. Ya controla el 33%”, dijo. 

Román y  Crespo coincidieron en destacar que  por lo menos este año los precios del petróleo no llegarán a  $100 el barril. 

La Organización de Productores de Petróleo (OPEP),  que domina Arabia Saudita, parece estar firme en no bajar su producción, aunque eso pudiese significarle a ese cartel  un  alza contundente en precios.

La crudita, parte II, hará su debut el próximo 15 de marzo. La reforma contributiva, con un impuesto al consumo del 16%, no alterará el precio de la gasolina, pero aun así los detallistas temen que sus ganancias se vean afectadas. La razón es que el grueso de sus ventas está en las  tienditas de conveniencia.

“La gasolina para muchos negocios es solo el gancho. Lo que deja es la tienda”, afirmó el ex presidente de los gasolineros,  quien  presagió que el Impuesto al Valor Añadido (IVA) les va a dañar el negocio alterno.

En las tiendas de conveniencia se venden comidas preparadas y otros artículos que van a  pagar IVA.

Esos artículos, por lo general, son más baratos en  los supermercados y otras tiendas, así que el consumidor con toda probabilidad va a  optar por  visitar otros  establecimientos.

Crespo también cree que habrá un efecto cascada en precios por el IVA, aunque el gobernador Alejandro García Padilla ha dicho que no.