Aunque la gasolina estaría exenta del pago del Impuesto al Valor Añadido (IVA), los detallistas del combustible tendrán que pagar el gravamen en sus transacciones con suplidores y otros negocios, y ello provocaría un aumento en el costo de ese producto.

Así lo advirtió este lunes Ricardo Román, presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina, quien destacó que el aumento previsto por la imposición del IVA se sumaría al alza de cerca de cuatro centavos el litro de gasolina que entrará en vigor a mediados de este mes, cuando cobre efecto el incremento al impuesto del barril de petróleo y sus derivados, conocido también como “la crudita”.

“Para poder subsistir, el detallista se verá en la obligación de aumentar el precio de sus productos, incluyendo la gasolina. La gasolina sufrirá un aumento adicional al reciente aumento por razón del impuesto comúnmente conocido como ‘la crudita’”, dijo Román durante una vista pública de la Comisión cameral de Hacienda, que preside el representante Rafael Hernández Montañez.

“Aplicar el IVA de la manera expuesta en el proyecto de ley tendrá un efecto nefasto para nuestra industria, que traerá una contracción mayor en este sector económico, y que desembocará inevitablemente en un aumento en el costo de la gasolina para el consumidor”, abundó.

El líder de los detallistas de gasolina propuso que, en lugar de ser un producto exento, la gasolina se grave con el IVA a una tasa de 0%.

“De este modo, se le permitirá (al detallista) recobrar el IVA pagado sobre sus insumos. Aquí se trata de un producto que, de por sí, paga una contribución equivalente a un 20% de su precio de venta”, enfatizó.

Román señaló que, desde la década de 1980, se han impuesto arbitrios que suman 55 centavos en el precio del galón de gasolina. De esa cantidad, 16 centavos corresponden a los dos aumentos del impuesto del crudo legislados en la presente administración.