A pocos días de que se excluyera la educación del pago el Impuesto al Valor Añadido (IVA), el presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, advirtió este martes que ese cuerpo no aprobará el proyecto de reforma contributiva si mantiene el gravamen sobre los servicios médicos.

Aún no se ha determinado qué mecanismo se utilizará para eximir del pago del IVA los servicios de salud en consultorios médicos, hospitales, laboratorios y en el equipo de asistencia médica, pero Perelló aseguró que está en conversaciones con el gobernador Alejandro García Padilla y el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, para lograr su eliminación.

“Esta Cámara de Representantes no va a aprobar ningún proyecto que establezca que un paciente tenga que pagar IVA al momento de recibir un servicio médico”, manifestó Perelló al inicio de los trabajos de la Comisión cameral de Hacienda, que preside el representante Rafael Hernández Montañez.

“Eso (la atención médica) no es un lujo, es una necesidad. Nadie tiene control de cuándo se enferma, y no puede existir ningún mecanismo contributivo que penalice a una persona por que se enferme”, abundó durante la audiencia, a la que comparecieron los líderes del Colegio de Médicos-Cirujanos, la Asociación Médica, la Asociación de Hospitales, entre otras organizaciones.

Mientras la vista transcurría en el salón Severo Colberg de la Cámara, en los predios de la Casa de las Leyes, médicos y otros profesionales de salud marchaban para oponerse al IVA.

Excluir los servicios médicos del pago del IVA trastocaría sustancialmente las proyecciones de recaudos con las que el Departamento de Hacienda (DH) fundamentó el proyecto de reforma contributiva cuando fue sometido en la Legislatura.

Al comparecer hace unas semanas ante ambas cámaras, el secretario de Hacienda, Juan Zaragoza, dijo que el impuesto sobre los servicios médicos ingresaría cerca de $480 millones al fisco, mientras que la tributación de la educación privada -ya excluida- hubiera generado $170 millones. En total, el Ejecutivo estimaba recaudar en términos netos $1,200 millones más con la reforma propuesta.

Perelló explicó que cada componente de la industria de salud tiene sus particularidades, por lo que todavía analizan si la exclusión sería a base de una exención, en el que no tributaría nada, o mediante una tasa de 0%, a través de la cual los profesionales y compañías médicas pagan el IVA en los bienes y servicios que contratan, pero luego pueden reclamar al DH un crédito.

 “Estamos buscando alternativas para que, al final del camino, ningún paciente tenga que pagar más por sus servicios médicos, cómo atender cada uno de los sectores de la salud, los hospitales, los médicos, los laboratorios, los que venden equipos médicos para que este nuevo sistema contributivo garantice que, al final del camino, los procesos que se legislen no redunden en que tenga que pasarle un costo adicional a ningún paciente”, puntualizó el líder cameral.