Cientos de trabajadores de la salud y pacientes llenaron el ala norte del Capitolio hoy para protestar en contra del Impuesto de Valor Añadido (IVA).

La manifestación fue convocada por la Asociación de Hospitales, con el apoyo de otras organizaciones, como el Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico.

Desde temprano en la mañana se reunieron en el parque Luis Muñoz Rivera de San Juan, desde donde salieron en una multitudinaria marcha hasta la Casa de las Leyes.

Portando una amplia variedad de mensajes en pancartas y entonando estribillos y canciones con estrofas que reflejaban su malestar, los manifestantes llenaron las escalinatas del Capitolio y la plazoleta.

Domingo Cruz Vivaldi, presidente de la Junta de la Asociación de Hospitales, reiteró el panorama nefasto que enfrentarían en caso de que se imponga el IVA a los servicios de salud.

Explicó que el IVA aumentaría los gastos de los hospitales en diversos renglones. Mencionó que en los programas de Medicare y Medicaid los hospitales no pueden pasar el gasto a los pacientes y tienen que asumir el impacto con sus propias finanzas.

"Todos los servicios que me prestan a mí como hospital, me estarían cobrando el IVA, pero en esos programas, que representan el 80% de los servicios que prestamos, no podemos pasarlo. Por ende, tendríamos un impacto de $100 millones adicionales en impuestos", dijo Cruz Vivaldi.

"Así que los (hospitales) más pequeños tendrían que cerrar. Estimamos que el hospital promedio tendría que pagar sobre $1 millón más en impuestos. Eso representa, para los hospitales pequeños, perder lo poquito que ganan o no poder ‘break even’ (cerrar sin ganancias, pero sin pérdidas)", agregó.

Destacó que estos cierres limitarán accesos a servicios médicos, además de que provocaría la pérdida de cerca de 6,000 empleos.

Cruz Vivaldi dijo que los hospitales están dispuestos a un cierto aumento en su aportación al fisco. Propuso aumentar del 7% al 10% el Impuesto de Ventas y Uso que pagan actualmente en algunas áreas, pero sin tocar los demás renglones que con el IVA subirían del 0% al 16%.

"Mira el ‘business to business’ (negocio a negocio). Me van a cobrar IVA por la compañía de servicio de limpieza, médicos de sala de emergencia, todos los servicios de radiólogos, abogados, contables… Entonces, eso no lo puedo pasar para el frente", indicó.

Añadió que quien único le podrían pasar los nuevos costos es a los planes médicos comerciales, que representan el 20% del volumen de ingresos del los hospitales. El problema es que el resultado sería que los planes médicos aumentarían sus costos.

"A nivel mundial hay movimientos para que todo el mundo tenga plan médico, como lo es en Estados Unidos el Obamacare. Entonces, aquí lo que estamos haciendo es encareciendo los servicios médicos para que la gente no tenga plan médico", manifestó Cruz Vivaldi. 

"Entonces, el que tiene plan comercial quizás lo va a dejar o quizás el que tiene plan comercial y cualifica para reforma, decide irse para reforma. ¿Sabes qué? La reforma ya está sin dinero. El gobierno federal le dio dinero a la reforma para funcionar hasta el 2019. Ya dijeron que en el 2018 se van a quedar sin dinero y si implantan esto, se va a acabar en el 2017", afirmó. "Esto no hace sentido".

Los médicos y operadores de ambulancias se unieron en la manifestación frente al Capitolio a las voces que advierten sobre las consecuencias del nuevo impuesto, pero reconocieron que la peor parte la llevarán los pacientes.

Y, precisamente, en representación de los pacientes, María Fernández, quien recibe diversos tipos de servicios médicos, dijo que el IVA representaría una carga económica demasiado difícil de sobrellevar.

"Mis medicamentos y tratamiento le cuesta a mi plan médico $4,000 como costo regular. Esta medida requiere que pague IVA sobre todos mis tratamientos médicos. Eso incluye laboratorios y Rayos X, y todos los servicios médicos que requiero que son muchos", sostuvo Fernández, vecina de Trujillo Alto.

También mencionó que tiene familiares que se dializan diariamente a un costo regular de $800, lo que representaría $145 más y por los 365 son $45,000.

"El gobernador le está poniendo costo a nuestro nivel de vida y está decidiendo si vivimos o si morimos. Como puertorriqueña y madre de dos niñas que son pacientes asmáticas, que también son pacientes asmáticas, me opongo a esta medida", expresó Fernández.