Aunque cada cual tiene su fórmula para salir de la crisis fiscal y económica, líderes del Partido Nuevo Progresista (PNP), del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y del Partido del Pueblo Trabajador (PPT) concurrieron este domingo en que la reforma contributiva que impulsa la administración de Alejandro García Padilla no es la solución, y que el Impuesto al Valor Añadido (IVA) agravará la situación por la que atraviesa la Isla.

El presidente del PNP, Pedro Pierluisi; el secretario general del PIP, Juan Dalmau, y el excandidato a la gobernación por el PPT, Rafael Bernabe, se unieron en un panel ante la Comisión cameral de Hacienda para advertir sobre los efectos que, a su juicio, tendría la imposición del IVA de 16%, principalmente entre la población de escasos recursos económicos.

“La falla principal del proyecto es que su enfoque está equivocado. A pesar de su nombre, el proyecto no es una reforma para aliviarle la carga contributiva al pueblo, sino un esquema para aumentar los recaudos del Gobierno”, afirmó Pierluisi durante la vista pública, que se extendió por unas seis horas.

Mientras el líder del PNP y aspirante a la gobernación se expresaba en el salón Severo Colberg, a las afueras del Capitolio, una muchedumbre de personas se congregó para expresarse en contra del IVA en respuesta a la convocatoria de Ricardo Rosselló, quien también ha sido señalado como contendiente al máximo puesto del Ejecutivo por los novoprogresistas.

Pierluisi propuso que se descarte el IVA, y que se mantenga el actual Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU), y se establezcan medidas para mejorar su captación. Además, planteó que la reforma contributiva debe centrarse en recortar el gasto público, bajar los costos de hacer negocio, reducir la carga contributiva a todos los ciudadanos y promover el desarrollo económico.

“Cualquier aumento en recaudos debe surgir solamente de una mayor captación y de un mayor crecimiento económico”, insistió el comisionado residente en Washington D.C., quien el viernes discutirá la reforma al sistema tributario con el Senado.

En tanto, Bernabe subrayó que, aun con la reducción en las contribuciones sobre ingresos que propone la medida, los ciudadanos terminarán pagando más si se establece el IVA a una tasa de 16%.

“Los portavoces del Gobierno han practicado un verdadero intento de confundir y desviar la atención. Se dice y repite constantemente que la reforma reducirá la contribución sobre ingresos, y eso es cierto. Pero lo que no dicen es que, a la vez… se aumenta la contribución total”, dijo el portavoz del PPT.

“En balance, las familias pagarán más. Eso dicen los números de KPMG. Toda la argumentación de que esta reforma ‘pone más dinero en tu bolsillo’ es falsa. El dinero pasa por nuestro bolsillo, pues Hacienda no lo descuenta, pero sale inmediatamente de nuestro bolsillo, al momento de pagar el IVA”, abundó.

Bernabe citó reiteradamente el estudio de la firma consultora KPMG para respaldar sus argumentos en contra de la reforma contributiva. Precisó que el informe sostiene que, en el sistema actual, los impuestos regresivos como el IVU, constituyen el 16.76% de los recaudos, mientras que si se aprueba el proyecto bajo estudio, aumentaría a 43.57%.

En cambio, la participación de la contribución sobre ingresos a individuos bajaría de 21.91% a 12.21%, y la de los impuestos a corporaciones se reduciría de 36.93% a 25.11% de los recaudos.

“Es evidente que, al aumentar el peso de los impuestos regresivos de 16.76% a 43.57%, y al reducir el de los progresivos, se aumenta la regresividad de nuestro sistema contributivo en su conjunto”, señaló el profesor universitario.

En tanto, el secretario general del PIP mostró preocupación, entre otras cosas, respecto a que se le dé completa discreción al Departamento de Hacienda (DH) para formular y manejar el sistema de rembolsos con el que esta administración pretende atender el efecto regresivo que tiene el impuesto al consumo propuesto.

“Un departamento que ha sido incapaz de lograr un nivel de cumplimiento adecuado respecto al cumplimiento del IVU de cerca del 50% de los comercios. Un departamento que ha sido incapaz de tener una política de cumplimiento con respecto al pago de las contribuciones sobre ingresos... Un departamento que no paga los reintegros contributivos a tiempo. ¿Y ese departamento es el que va a garantizar combatir el problema de la regresividad?”, cuestionó Dalmau.

A juicio del excandidato a la gobernación por el PIP, el Gobierno debe adoptar un sistema contributivo “balanceado”, en el que la aportación de cada ciudadano corresponda al margen de sus ganancias. También instó a revisar la política de exenciones contributivas y sugirió incrementar los arbitrios que pagan algunas corporaciones foráneas.

Tanto Dalmau como Bernabe también enfatizaron en la necesidad de renegociar la deuda pública.

Durante su turno de preguntas, el presidente cameral, Jaime Perelló, agradeció la participación del trío de líderes políticos en las vistas, y aseguró que sus recomendaciones y comentarios serían considerados. Sin embargo, a su salida de la audiencia pública, sus declaraciones parecieron ir en otra dirección.

“Ninguno de ellos trajo alguna solución real, se fueron por la retórica, pero no hay soluciones reales”, manifestó en referencia a que los dirigentes políticos, según dijo, no pudieron sustentar ni fundamentar sus sugerencias.

Perelló se centró más en las expresiones de Pierluisi, y su propuesta de preservar el IVU. “Su teoría de atender esto con mayor fiscalización exclusivamente del IVU, pues se ha quedado un poco floja”, sostuvo.

A pesar de compartir esas impresiones en un aparte con la prensa, cuando regresó a la vista pública más tarde, Perelló intentó restituir sus comentarios iniciales, y procurar el clima de diálogo con los deponentes de la oposición política.

“Estamos de acuerdo en muchísimas cosas… en cosas estamos de acuerdo, y hay cosas que ellos plantean que no tienen suficiente profundad en este momento porque falta data para decir esa es la opción en este momento de crisis… No quiero que se afecte lo que me parece es un gran mensaje al País de que hay la capacidad de sentarnos en una mesa a buscar alternativas a los problemas económicos y fiscales que tiene el pueblo”, indicó a este medio el líder cameral.